El piercing que va a ser súper tendencia en primavera se hace en la oreja, no duele nada, cicatriza…

¿Qué hay de nuevo en el universo del piercing de cara a la primavera de 2019? La tendencia es clara. Si durante los pasados meses nos rendimos ante el conch o suspiramos por el hélix triple y el daith, el elegido esta temporada es el que se ubica en el lóbulo alto, y de ahí su nombre: high-lobe. ¿Tienes curiosidad? 

¿Dónde se ubica exactamente? 

En este piercing no nos metemos en terrenos cartilaginosos, sino que, sencillamente, se perfora la zona del llamado lóbulo alto. Por ejemplo, en la imagen que ves bajo estas líneas, del estudio de Maria Tash, puedes apreciar que el high-lobe sería el que queda más arriba de todos los que hay en el lóbulo. De ahí que haya un factor importante a la hora de saber si puedes hacértelo: dependerá de los que ya tengas en esta zona, ya que debe haber espacio para él. 


¿Y qué pasa con el dolor y el tiempo de cicatrización?

No empieces a preocuparte antes de tiempo, el high-lobe duele exactamente igual que los demás pendientes que ya llevas en el lóbulo (aquí te dejamos una guía de todos, ordenados de menor a mayor grado de dolor). Ten en cuenta que, al no ser una zona donde haya cartílago, el dolor es bastante más llevadero. Del mismo modo, los cuidados también son los habituales, sin ninguna especificación especial, y el tiempo de curación oscila entre los dos y cuatro meses. ¿Lo ves? No implica ningún factor que desconozcas, y el resultado es precioso. 

Puedes elegir entre colocar un pendiente de aro o apostar por uno sencillo, ambos funcionan igual de bien en esta zona. Y si ya has perforado otras partes del lóbulo, puedes jugar a combinarlos o a marcarte un total look luciéndolos en el mismo modelo pero en diferentes tamaños. ¡Tu imaginación es el límite!