“Los siete potajes”: tradición andina del Jueves Santo…

SIETE POTAJES


“Los Siete Potajes” es toda una
tradición durante la Semana Santa, en la Región Los Andes de Venezuela, en los
Estados Táchira, Mérida, Trujillo, que no es otra cosa que servir al mediodía
del Jueves Santo, en reunión familiar y allegados, siete platos de diferentes
comidas entre vegetales, pescado, dulces, toda una costumbre que viene desde
antaño, se ha preservado y aún se conserva, a través del tiempo por
generaciones. 

 

En el devenir del tiempo, las
familias en cada comunidad de la Región Andina Venezolana, a esta tradición de
preparación de “Los Siete Potajes” que conforman: sopa, arroz, macarrones,
pescado, ensalada, torta y dulce, le han sumado variedad de modalidades
culinarias que pasaron a formar parte del tradicional menú del Jueves Santo,
entre ellas, la chicha, el masato, el chunguete, los buñuelos, pasteles,
empanadas, arepas de trigo y maíz, chocolate caliente, arvejas, caraotas, el
chocheco, yuca, jugos naturales. 

 

Los platos varían siempre en la
mesa, que desde antaño coinciden los siguientes: pastel de atún, sopa de
lentejas, sopa de arvejas, arroz con coco, plátano horneado o frito, pastas (en
cualquier preparación), pescado seco, preparado con verduras.

 

En familias de la capital como del interior
del Estado Mérida, de clase alta, media, humilde, “Los Siete Potajes” se
preparan, conforme a sus posibilidades, destacándose en el correr de los años:

 

  • fiambres,
    lechones, pavos, gallinas, pescados, encurtidos, quesadillas u otro dulce
    casero.
  • trucha
    conservada con sal, sopa de arvejas, arroz, ensalada, cambur verde
    sancochado, jugo de frutas, dulce de cabello de ángel.
  • sopa,
    arroz, pescado, macarrones, ensalada (zanahoria, cebolla, lechuga,
    remolacha, palmitos), torta y dulce.

 

La costumbre andina tachirense
merideña trujillana venezolana por la Semana Santa, en reunión familiar al
mediodía del Jueves Santo, es compartir suculento almuerzo en el que por lo
menos, conforme a sus disponibilidades, se sirven siete platos de comida
distintos, entre salados y dulces, mejor conocidos como “Los Siete Potajes”,
tradición que se ha esparcido por todo el país, cada familia tiene su modo de
prepararlos y servirlos conforme a la gastronomía típica de la región que
habitan.

 

Por supuesto, que en la actual
coyuntura socio económica política que hoy día se afronta y confronta en el país,
esta tradición estará muy lejos de poderla cumplir a cabalidad, como en los
viejos tiempos, si se preparan, lo harán con lo poco que pudieran tener en la
despensa, muy simples y a duras penas, tradición y costumbre que, cualquiera
sea la época, etapa, circunstancia, no debe perderse por nada del mundo (Giovanni Cegarra, GC. CNP. 2229)

Seguir leyendo en el medio que originalmente publicó la noticia