Jesús Medina, el reportero gráfico que se le deteriora la salud en las celdas de Ramo Verde

Caraota Digital, nacionales, Jesús Medina, huelga de sangre, presos políticos, Venezuela
Foto: referencial

Ha perdido más de 10 kilos de peso, presenta dificultad visual y un cuadro depresivo, al reportero gráfico Jesús Medina se le ha deteriorado la salud tras cumplir más de siete meses detenido en la cárcel militar de Ramo Verde, denunció la abogada de la causa Stefania Migliorini, en una entrevista exclusiva a Caraota Digital.

Aguerrido, intrépido y decido son palabras que definen al trabajador de la prensa.  Sin embargo, la violación constante a sus derechos han hecho que presente momentos de debilidad.

Vea también: “¿Cuántos pranes tienen esto puesto?”: pregunta de Simonovis al imponérsele otro grillete electrónico (+Video)

El 29 de agosto de 2018 Medina fue detenido luego de realizar un trabajado de investigación en el Hospital Clínico Universitario de Caracas. Estaba acompañado de dos reporteros internacionales, quienes afirmaron que fueron abordados por sujetos encapuchados en Plaza Venezuela.

“Jesús fue un héroe. Le preguntaron que si nos conocía y él dijo que no, porque sabía que si decía que sí hoy estaríamos presos”, dijo la periodista peruana Juana Avellaneda quien presenció el arresto en compañía de su colega y connacional, Luis García.

El 31 de agosto, dos días después de la detención, el Tribunal 13° de Control del Área Metropolitana de Caracas (AMC) lo privó de libertad y fijó como sitio de reclusión el Centro para Procesados Militares (Cenapromil) de Ramo Verde, en el estado Miranda.

Fue imputado por los delitos de legitimación de capitales, asociación para delinquir, instigación al odio y obtención de lucro ilegal contra actos de la administración pública. Durante esos dos días no pudo comunicarse con abogados o familiares.

“Cuando ingresó a Ramo Verde lo trasladaron al anexo B. Allí estaba en una celda junto a tres personas más. No tenía cama, él colocaba una colchoneta en el pasillo y allí dormía. Era un espacio mínimo; 2 x 3”, describió la abogada Migliorini.

“Hace como tres semanas lo trasladaron al anexo A. Está en una celda que se llama El Casino y allí sí tiene su cama”, agregó.

Hacinamiento e insalubridad

La escasez del agua y los apagones eléctricos también lo padecen en Ramo Verde. Hacinados en las celdas, los reclusos tienen que sobrevivir con el líquido que les llevan los familiares. Esto si les permiten la visita.

El reportero comparte la celda con militares, presos políticos y presos comunes, sin distinción.

“Ha tenido siete diferimientos en su audiencia. Solo una vez fue trasladado al tribunal, la excusa fue que el expediente estaba en la corte de apelaciones”, explicó Migliorini.

“Al momento en el que lo dejan preventivamente privado de libertad, después de su audiencia de presentación, se hizo una apelación a ello. Por el momento el expediente no está en el tribunal”, precisó.

La abogada informó que ha Medina no lo han golpeado. “Sin embargo, estar privado de libertad sin haber cometido un hecho delictivo es una tortura”.

El preso político solo come carbohidratos, sus comidas carecen de proteínas. La única vez que pudo ingerir un alimento balanceado fue cuando la comisión de la Organización de la Naciones Unidas (ONU) visitó Ramo Verde.

“Lo hicieron para que creyeran que se alimentan bien. Pero los demás días solo ha comido arroz y caraotas”, concluyó.

A inicios de este 2019, Medina se declaró “secuestrado del régimen” a través de una carta divulgada en su cuenta de Twitter. Pidió el apoyo de la prensa y los instó a mantenerse “con la cabeza en alto”.

El próximo 02 de mayo se espera que se realice su audiencia preliminar, los familiares mantienen la esperanza que le otorguen su liberación.

+ Información


Seguir leyendo en el medio que originalmente publicó esta noticia

Deja un comentario