Un kilo de limón cuesta un salario mínimo para esta Semana Santa en Vargas

Los altos costos de los distintos insumos ya es una “maña” que se ha instucionalizado, sobre todo cuando se trata de alimentos de temporada al igual que sus complementos. Lo mismo ocurre en carnavales, Semana Santa o temporada decembrina, la mayoría de comerciantes no desaprovechan las “oportunidades de hacer los reales”.

Redacción Noticias Venezuela

Los limones son uno de los frutos cuya variedad de uso se puede comprobar con facilidad. Lo mismo se usan para hacer una bebida refrescante así como para tratar de lograr alivio en momentos en los cuales las gripes atacan la salud.

Pero es en temporada de carnavales y Semana Santa cuando son más apreciados ya que son el sazón particular que mejor acompaña el sabor del pescado que se consume, mayormente, en las zonas donde los temporadistas disfrutan de las hermosas playas venezolanas y ¿qué mejor que un buen pescado con limón y tostones para lograr una excelente alimentación de inmejorable sabor?

Ese pequeño detalle es tomado muy en cuenta por quienes se dedican a comercializar este rubro y de allí que en esas temporadas se incrementen los precios, sin embargo, para la temporada presente, los comerciantes han llevado el precio de este fruto hasta el nivel de un salario mínimo.

Y al momento de sacar balances, las cuentas no dan para quien tan sólo quiere pasar un grato momento de descanso en la playa, por ello se hace demasiado cuesta arriba llegar a degustar ese sabroso pescado frito con su respectivo jugo obtenido al exprimirle uno o más limones.

Muchas personas también optan por el pescado como alimento tradicional para seguir las costumbres religiosas que señalan el no comer carne durante la Semana Santa, en Venezuela, ello no es ningún problema pues comer carne, durante esta semana o en cualquier fecha, constituiría un verdadero milagro.

Los comerciantes aducen que ellos compran las mercaderías en Coche y allí la cesta de limones se ha disparado en los precios, ello, aunado a los costos del transporte, les deja sin otra alternativa que aumentar los precios al público qu8e es quien finalmente se lleva la peor parte de esa ecuación.

Con información de descifrado.com