Necrosis avascular de la cabeza femoral

La necrosis avascular, como toda necrosis, es causada por una falta de irrigación sanguínea hacia los tejidos. En este caso en particular afecta a los huesos lo que tiene una serie de consecuencias bastante graves.

A lo largo de este artículo veremos qué es la necrosis avascular de la cabeza femoral, cómo afecta a la calidad de vida de los pacientes y sus opciones de tratamiento.

Como bien señalan algunos artículos, como Coxalgia crónica: necrosis avascular de la cabeza femoral, la necrosis avascular no es muy frecuente. Pero esto no significa que no merezca una atención especial, ya que sus secuelas tienen una gravedad importante y los riesgos para los pacientes son muy elevados.

¿Qué causa la necrosis avascular?

La primera pregunta que se nos puede venir a la mente es cuáles son las causas de este problema tan grave y que tiene unas consecuencias bastante graves para los pacientes.

A continuación, veremos algunos de los motivos por los que puede aparecer tal y como dicta el artículo Causas no traumáticas de necrosis avascular de la cabeza femoral: relación hepatitis-C interferón pegilado:

  • Antecedentes de trauma: una lesión o luxación en las articulaciones puede afectar a los vasos sanguíneos ocasionando esa falta de irrigación sanguínea.
  • Tratamientos oncológicos: someterse a los tratamientos de radioterapia o quimioterapia debilita el cuerpo, los huesos y puede dañar los vasos sanguíneos.
  • Estados hipercoagulantes: esto predispone a padecer una trombosis y el exceso de coágulos reduce, significativamente, la irrigación sanguínea.
  • Tratamientos esteroideos prolongados: un exceso de esteroides (altas dosis) puede ser una de las causas de la necrosis avascular de la cabeza femoral.
Necrosis avascular

Sintomatología

La sintomatología de la necrosis avascular de la cabeza femoral será más o menos grave dependiendo del estadio en el que el paciente se encuentre. Así, podemos diferenciar entre un estadio leve, otro moderado y, el último, grave. Veamos algunas de las características que un paciente puede manifestar.

Lo primero que debemos señalar es que en su etapa leve, el paciente puede no presentar ningún síntoma. Esto quiere decir que la necrosis avascular puede pasar completamente inadvertida. Sin embargo, en el caso de que no se diagnostique, esta empeorará. Así, el paciente empezará a notar lo siguiente:

  • Dolor en la articulación afectada por la necrosis cuando se apoya el peso en ella.
  • Molestias cuando el paciente se encuentra en reposo, acostado o sentado.
  • Dolor que se agrava y que se irradia hacia la ingle, muslos, glúteos, incluso, las rodillas.

El dolor irá creciendo en intensidad hasta el punto de que se convierta en un malestar constante que no se alivia de ninguna manera. Esto afecta a la calidad de vida de los pacientes, limitándolos. Por eso, es muy importante acudir al médico ante el menor síntoma. La razón está en que el hueso puede perder su forma provocando una artritis.

Descubre: Los analgésicos no opioides no ácidos

Tratamientos

Necrosis avascular

Cuando un paciente es diagnosticado con necrosis avascular, el médico tendrá en cuenta su edad, la calidad de los huesos, el estadio de la enfermedad y los daños que ya ha causado. A continuación, expondremos los tratamientos más conservadores y aquellos que implican cirugía.

  • Suspensión del apoyo: mediante muletas o bastones es una opción para los casos más leves. Sin embargo, no reporta resultados del todo satisfactorios.
  • Fármacos: suelen tener un efecto mucho más positivo, algunos son antihipertensivos, drogas hipolipemiantes, fibrinolíticos y vasoactivos.
  • Oxigenación hiperbárica: inspirar oxígeno en altas presiones aumenta la oxigenación plasmática. En los estadios leves puede tener una repercusión muy positiva.
  • Estimulación eléctrica: favorece la formación ósea, ya que la necrosis avascular provoca que los huesos se vuelvan más débiles y se rompan con facilidad.

Deja un comentario