Un autobús abandonado es el maltrecho refugio de una familia venezolana en Pacaraima (FOTOS)

Los venezolanos Hildemaro Ortiz y Erasmo Valderrama abandonan el autobús para buscar agua en la ciudad fronteriza de Pacaraima, Brasil, 14 de abril de 2019. Foto tomada el 14 de abril de 2019. REUTERS / Pilar Olivares

Una familia venezolana, que huyó de la debacle chavista hacia Brasil, encontró un maltrecho refugio en la ciudad fronteriza de Pacaraima: un autobús abandonado.

lapatilla.com

Belki Contreras, Ixora Sanguino, Hildemaro Ortiz y el pequeño Erasmo constituyen la familia criolla que prefirió irse a vivir en una vehículo en ruinas que continuar su vida en Venezuela.

Duermen sobre cartones o en una hamaca improvisada en mitad del autobús. Los humildes alimentos que hallan, los cocinan afuera, en plena carretera. El agua para lavarse deben buscarla en envases plásticos.

Belki Contreras camina alrededor de un autobús abandonado por la noche en la ciudad fronteriza de Pacaraima, Brasil, 14 de abril de 2019. Foto tomada el 14 de abril de 2019. REUTERS / Pilar Olivares
Ixora Sanguino venezolana cocina jamón fuera de un autobús abandonado en la ciudad fronteriza de Pacaraima, Brasil, 13 de abril de 2019. Foto tomada 13 de abril de 2019. REUTERS / Pilar Olivares
Los venezolanos Hildemaro Ortiz e Ixora Sanguino yacen en un cartón mientras se despiertan dentro de un autobús abandonado en la ciudad fronteriza de Pacaraima, Brasil, 14 de abril de 2019. Foto tomada el 14 de abril de 2019. REUTERS / Pilar Olivares
Los venezolanos Hildemaro Ortiz e Ixora Sanguino cocinan fuera de un autobús abandonado en la ciudad fronteriza de Pacaraima, Brasil, el 13 de abril de 2019. Foto tomada el 13 de abril de 2019. REUTERS / Pilar Olivares
Erasmo Valderrama salta del autobús donde vive con su padre y otras personas, en la ciudad fronteriza de Pacaraima, Brasil, el 13 de abril de 2019. Foto tomada el 13 de abril de 2019. REUTERS / Pilar Olivares
El venezolano Erasmo Valderrama se enjuaga la boca junto a un autobús abandonado en la ciudad fronteriza de Pacaraima, Brasil, 14 de abril de 2019. Foto tomada el 14 de abril de 2019. REUTERS / Pilar Olivares
Erasmo Valderrama, venezolano, juega con un amigo en un autobús abandonado en la ciudad fronteriza de Pacaraima, Brasil, 13 de abril de 2019. Foto tomada 13 de abril de 2019. REUTERS / Pilar Olivares
Belki Contreras venezolana se relaja en una hamaca dentro de un autobús abandonado en la ciudad fronteriza de Pacaraima, Brasil, 13 de abril de 2019. Foto tomada el 13 de abril de 2019. REUTERS / Pilar Olivares
Belki Contreras venezolana come mientras está sentada en una hamaca dentro de un autobús abandonado en la ciudad fronteriza de Pacaraima, Brasil, 13 de abril de 2019. Foto tomada 13 de abril de 2019. REUTERS / Pilar Olivares
La venezolana Ixora Sanguino barre el piso de un autobús abandonado en la ciudad fronteriza de Pacaraima, Brasil, 13 de abril de 2019. Foto tomada el 13 de abril. REUTERS / Pilar Olivares
Hildemaro Ortiz venezolano se relaja en el interior de un autobús abandonado en la ciudad fronteriza de Pacaraima, Brasil, 13 de abril de 2019. Foto tomada 13 de abril de 2019. REUTERS / Pilar Olivares
Los venezolanos Hildemaro Ortiz y Erasmo Valderrama abandonan el autobús para buscar agua en la ciudad fronteriza de Pacaraima, Brasil, 14 de abril de 2019. Foto tomada el 14 de abril de 2019. REUTERS / Pilar Olivares
Los venezolanos Hildemaro Ortiz y Erasmo Valderrama caminan para recolectar agua en la ciudad fronteriza de Pacaraima, Brasil, 14 de abril de 2019. Foto tomada el 14 de abril de 2019. REUTERS / Pilar Olivares
Un autobús abandonado se ve en un campo en la ciudad fronteriza de Pacaraima, Brasil, 14 de abril de 2019. Foto tomada el 14 de abril. REUTERS / Pilar Olivares

Deja un comentario