La dolarización en las calles del Zulia: Piden dólares hasta por los plátanos

Redacción:  Actualidad, Economía
(Foto Iver Zabala)

La dolarización, que no pudo entrar por la puerta, se metió por la ventana y ya se ve en las calles. En Maracaibo el comercio formal e informal acepta la divisa extranjera como forma de pago, un mecanismo que se masificó tras el apagón de 100 horas que obligó a sacar el billete verde y hasta pesos colombianos para comprar a falta de puntos de venta, publica Panorama.

Combinaciones y cálculos de todo tipo se le han hecho al dólar, incluso con algunas equivalencias increíbles.

Por por ejemplo en el sector 6 de la urbanización San Francisco, donde en pleno apagón nacional ofrecían un ‘combo’ de dos empanadas y un jugo, sin hielo, por tres dólares, otros comercios vendieron botellones de 20 litros de agua potable por 15 dólares, un kilo de leche en polvo por 20 dólares o los carteles de los carretilleros del sector Cuatricentenario, al oeste de la capital zuliana, que ya adoptaron nuevo esquema de precios y siguen ofreciendo sus ofertas de 10 plátanos por dós dólares.

Los condominios que requerían el uso de una planta eléctrica para poder sacar agua de sus reservas pegaban el grito al cielo al conocer el precio del alquiler: 100 dólares la hora.

La coyuntura calamitosa del apagón terminó por atornillar lo que se veía venir, todo, a falta del acceso regular a bolívares y la pérdida de su valor producto de la hiperinflación en Venezuela.

Aunque el retorno del servicio eléctrico la noche del lunes 11 de marzo, empezó a atenuar el estado de caos que existía sobre la capital zuliana, la regularización de las actividades cotidianas todavía no llegan a su nivel. Ayer jueves persistían largas colas para el acceso a los alimentos en diversos mercados de Maracaibo.

El pago por punto, que estuvo casi totalmente suspendido el fin de semana había impedido poder realizar compras y solo se aceptaba el dinero en efectivo incluidos los ya populares dólares, que a pesar de estar sujetos también a especulación, están en manos de más y más ciudadanos.

“El que menos piensas tiene dólares. Ya es normal verlos como moneda de cambio. Voy a comprar algo y alguien llega y pide la calculadora para saber en cuánto está la divisa. Le dan el monto en bolívares y hace su compra pero ojo, sin vuelto, tiene que gastar todo”, contó una fuente consultada en un automercado de Tierra Negra.

Si un cliente tiene 20 dólares, solo en muy pocos lugares puede recibir cambio, la mayoría de las veces debe hacer su compra por el monto que arroje el cálculo en bolívares del billete completo. De una forma extraña y sin control, el dólar, que mundialmente es una moneda estable, también entró en el juego especulativo, que lejos de acortar el tiempo de la crisis, lo alarga, todo sin contar que también el peso colombiano viene ganando terreno en municipios como Machiques y Guajira.

Pero aunque parecen cotidianas las transacciones con dólares, la brecha sigue siendo grande entre los que pueden acceder a divisas y los que no, de modo que la desigualdad social puede llegar a ser peligrosa. Según cifras de Ecoanalítica, un tercio de los venezolanos vive de las remesas, pero la mitad de la población vive de los subsidios del Estado y son en bolívares. El resto labora en el sector privado.

Mientras, las proyecciones no son alentadoras. La inflación para este año está calculada por el FMI en 10.000.000% . Y ahora sumando a los malos pronósticos el apagón de 100 horas, cuyos efectos no parecen terminar .

Siga leyendo en Panorama

Deja un comentario