Cómo adelgazó 26 kilos el director Kevin Smith tras sufrir un infarto

A veces no nos damos cuenta de lo importante que es tener salud hasta que no nos damos un susto. Y si no, que se lo digan al guionista y director Kevin Smith, que ha decidido no guardar silencio ante su pérdida de peso y su nuevo estilo saludable de vida.

¿Cómo empezó todo? Quizá haya que remontarse a su ataque cardíaco. Con tan solo 47 años, la estrella sobrevivió a un severo infarto que le hizo replantearse su existencia. “Me he enfrentado a mi mayor miedo esta noche… y no fue tan malo como siempre había imaginado que sería. No quiero que mi vida termine pero, si termina, no me puedo quejar. Ha sido todo un regalo”, explicaba en un post de Instagram el año pasado. A partir de ahí todo cambió.

Un cambio de chip

Desde aquella noche, Smith ha cambiado completamente su estilo de vida, empezando por sus hábitos alimenticios. Sigue una dieta completamente vegana y lo documenta en redes sociales para que sus seguidores puedan inspirarse en su conmovedora historia.

Después de enfrentarse a un ataque severo se replanteó para siempre su manera de vivir y de concebir sus hábitos alimenticios

“El doctor que me salvó la vida me dijo que tenía un bloqueo del 100% de mi arteria LAD (también conocida como ‘Creadora de viudas’)”, explicó. También señaló que “después del primer espectáculo (ocurrió mientras se encontraba en un show de monólogos en Los Ángeles) me sentí con náuseas. Vomité un poco, pero eso no ayudó. Después comencé a sudar a chorros y mi pecho se sintió pesado. Resulta que tuve un ataque al corazón bestial“.

Desde entonces ha modificado por completo su manera de concebir la alimentación. Antes, comía hasta estar completamente lleno y sin ningún control, de manera compulsiva. “Lo hacía como recompensar, trabajaba mucho durante el día así que me metía en la cama con un montón de comida… y llevaba un ritmo de vida totalmente sedentario”.

Ahora, por suerte, ya no es así. “Se trata de tener disciplina”, explica el guionista de ‘Clerks’, “preocuparte por ti mismo y por tu cuerpo lo suficiente como para tomar buenas decisiones”. “Comer es lo que haces para vivir”, añade. “Por lo tanto, esa debe ser tu máxima. No te pierdas en el camino y ya está… después las cosas no son tan complicadas”.

“Cuando voy a algún sitio y me entran muchas ganas de comer miro dos fotos mías, una de hace diez años y otra de mí mismo en la actualidad. Eso es lo que me hace controlarme, sin duda, me ayuda a dejar el trozo de tarta en el plato y no en mi boca“.

Deja un comentario