Hoy votan los cubanos el polémico referendo sobre nueva Constitución

En medio de denuncias de irregularidades y arrestos a opositores, los cubanos podrán votar sí o no en un referendo este domingo sobre el proyecto de nueva Constitución, redactado por encargo del Partido Comunista. Se trata de un hecho inédito en la isla, donde solo se eligen directamente a representantes gubernamentales de bajo nivel y las autoridades no suelen pedir opinión sobre sus políticas.

También por primera vez, los cubanos han acudido a las redes sociales, a los que muchos obtuvieron acceso recientemente a través de sus móviles, para manifestar su descontento con el texto final y promover el voto por el No.

Más de 24,000 centros de votación estarán abiertos en toda la isla desde las 7 a.m. a los que podrán acudir cerca de 8 millones de cubanos que tienen derecho al voto.

El proyecto en consulta no difiere sustancialmente de la actual Constitución, promulgada en 1976. El Partido Comunista mantiene su rol de “vanguardia” en el país, el socialismo sigue siendo proclamado como “irreversible” y la economía socialista se mantiene como primordial. Pero el gobierno ha apostado todo a la aprobación del nuevo texto como colofón de un proceso de reformas emprendido por el exgobernante y actual primer secretario del Partido, Raúl Castro.

El texto reconoce la propiedad privada —lo que el gobierno había realizado de hecho desde hacía años— e incopora nuevos derechos, pero advierte que estos serán limitados por legislaciones futuras. También prevé la creación de un primer ministro, gobernadores provinciales y una estructura de gobierno más colegiada pero no permite la elección del presidente por voto directo.

El borrador fue redactado por una comisión nombrada por el Partido Comunista y fue discutido en la Asamblea. Le siguió un proceso de debates organizado por el gobierno para recoger las opiniones de la población. Aunque según cifras oficiales se realizaron casi 112,000 reuniones de este tipo, pocas opiniones llegaron al texto final. Un equipo de procesadores del Partido preparó el resumen de las opiniones que llegaron nuevamente hasta la comisión de la Asamblea Nacional. Sin sorpresas, los diputados votaron todos para aprobar el texto final que fue a referendo.

Ciudadanos, opositores y periodistas independientes decepcionados con el texto y el proceso, han realizado campaña para votar en su contra o simplemente abstenerse, y han aprovechado sobre todo las redes sociales para promocionar las etiquetas #YoVotoNo y #YoNoVoto . Opositores y disidentes han visto una oportunidad única para hacer del referendo sobre la Constitución una consulta política sobre el sistema comunista en la isla.

Los ciudadanos también han denunciado la supresión de votos de cubanos que viven en el exterior pero que mantienen el derecho a votar reconocido por las propias leyes cubanas. Aunque el gobierno pemitió que cerca de 23,000 cubanos que están en Venezuela pudieron votar en ese país, porque estaban en misiones oficiales, en España, donde vive una amplia comunidad cubana, menos de 100 cubanos fueron convocados a votar.

Eduardo Sánchez
@Eduardo_SG_
“[En España,] un total de 97 ciudadanos de la mayor de las Antillas estaban llamados a las urnas en los recintos electorales habilitados”.
En un país en el que viven más de 150.000 cubanos, menos del 0.1% podrá participar en el referéndum del 24F.http://www.cubadebate.cu/noticias/2019/02/16/cubanos-que-cumplen-mision-en-el-exterior-votan-por-la-nueva-constitucion-fotos/#anexo-1164533 …

37
2:00 PM – Feb 17, 2019
Twitter Ads info and privacy

Cubanos que cumplen misión en el exterior votan por la nueva Constitución (+ Fotos)
Custodiadas por niños, beneficiarios de las decisiones de hoy, los cubanos que cumplen misión en diferentes países votaron por la nueva Constitución como parte de una sociedad que se reconoce perf

cubadebate.cu
16 people are talking about this
Eduardo Sánchez, un ingeniero en computación que vive en La Habana acusó en Twitter a la Comisión Electoral Nacional y a la cancillería cubana de “prevaricación” por haber violado las leyes e impedir que residentes en el exterior pudieran votar.

Pese al malestar de la ciudadanía, el gobierno ha dejado claro que la opción de votar No parece estar solo en el papel.

Durante meses, el Estado ha lanzado una extensa campaña mediática, en las redes sociales, en los centros de trabajo, en escuelas y en lugares públicos para promover la ratificación del proyecto que ya fue aprobado por la Asamblea Nacional. Muchas instituciones del Estado y del gobierno, desde la Asamblea Nacional hasta el Tribunal Supremo e incluso la Comisión Electoral Nacional, el organismo encargado de organizar y supervisar el proceso, han participado activamente en la campaña.

Aunque es probable que el gobierno obtenga la aprobación del documento, un por ciento alto de voto negativo o abstención sería un síntoma público del descontento en un país donde el fallecido Fidel Castro salía electo como diputado regularmente con casi el 100 por ciento de los votos —ni la propuesta a ratificarse ni la constitución vigente permiten votar directamente por el presidente.

En los últimos días, y en medio del nerviosismo por la crisis política en Venezuela, la propaganda gubernamental ha acusado de traidores y mercenarios a los que voten por el No. Y las autoridades han acosado y arrestado a activistas y opositores involucrados en la campaña por el NO.

Como parte de una serie de videos con políticos y celebridades que promueven la aprobación de la nueva Constitución, Gerardo Hernández —condenado en Estados Unidos por su participación en el derribo de dos avionetas de Hermanos al Rescate y liberado en un intercambio de espías en el 2014— generó una ola de críticas en las redes sociales al decir que “hay dos bandos nada más…y los que nos llaman a votar No son precisamente los enemigos tradicionales de Cuba, los que han apoyado históricamente el bloqueo criminal, el terrorismo, los que han causado tanta muerte y tanto dolor a nuestro país”.

Cancillería de Cuba

@CubaMINREX
#YoVotoSí porque la #Constitución que vamos a aprobar nos dará los instrumentos legales para construir una #Cuba mejor. Hay dos bandos nada más: el Sí y el No. Del lado del no, están los enemigos tradicionales de Cuba(…) Del lado de esa gente yo no puedo estar.
|@VRExtUnivISRI|

“Solo porque uno desea votar No, porque creo en una Carta Magna más justa me llamas enemigo de mi país. Paren de dividir”, respondió el usuario Ernesto Mirabal. “A mí no me paga el imperio. Ni soy traidor a la patria por pensar diferente. Paren ya en serio. Todos somos Cuba los que no y los que sí”.

Las críticas a Hernández en Twitter provinieron incluso de quienes dijeron haber participado en las campañas gubernamentales por su liberación, otra indicación de que el descontento con el proyecto constitucional va más allá de la oposición en la isla. Otros cuestionan de dónde han salido los recursos para la campaña por el Sí, una pregunta que muchos cubanos se hacían cotidianamente en relación a la propaganda del gobierno pero que ahora se atreven a hacer en voz alta.

“¿De donde han salido los fondos de la mega Campaña por el Si? Gigantografias, Carteles, pancartas, anuncios en la TV, etc. ¿Mi revolución gasta el dinero del contribuyente sin transparencia alguna? Mientras Regla continua sin casas. Quién me explica!!!”, escribió el usuario Ricardo Novas en Twitter, en referencia al tornado que azotó Regla y otros barrios de La Habana el mes pasado. El Toque, una publicación independiente en la isla, analizó el uso de las etiquetas que distinguen a las campañas por el Sí y por el No después del paso del tornado y encontró que el gobierno redobló la promoción del Sí pese a la catástrofe.

En Santiago de Cuba, el líder de la Unión Patriótica de Cuba, José Daniel Ferrer, ha sido arrestado varias veces por hacer campaña por el No. Ferrer relató su primer arresto a medidados de este mes a el Nuevo Herald.

“Durante la detención me propinaron un puñetazo en el abdomen, me sacaron esposado, con las esposas bien apretadas, me dieron varios empujones y golpes en la cabeza”, dijo. “Me dijeron claramente que era la respuesta por hacer campaña en contra de la Constitución”.

Un video del segundo arresto fue publicado en Twitter esta semana. Según Ferrer, él y más de 100 miembros de la UNPACU están en huelga de hambre en protesta por los acosos. El Nuevo Herald no ha podido verificar de manera independiente el número de personas en huelga de hambre.

“Los militares cubanos quieren evitar que el pueblo cubano ejerza su derecho a decir que no”, dijo la activista Rosa María Payá, quien ha pedido a la comunidad internacional que declare ilegítimo al referendo.

Payá encabeza CubaDecide, una organización que promueve la realización de un plebiscito para realizar elecciones libres en la isla. La organización ha denunciado que el referendo no cumple con los requisitos mínimos para garantizar el voto. Los que están en contra del nuevo texto constitucional, por ejemplo, no tienen acceso a los medios de comunicación tradicionales, todos controlados por el Estado y las autoridades electorales no permiten la entrada de observadores internacionales.

Aunque Payá dijo que el uso de las redes sociales en Cuba ha aumentado en los últimos dos años, “sigue siendo precario. “Todavía tenemos que ir de puerta en puerta con los materiales impresos y en persona para explicar el fraude que el gobierno está tratando de cometer”.

La activista dijo que la organización tenía previsto enviar obvservadores a centros de votación en la isla para supervisar el proceso.

Christian Solidarity Worlwide (CSW) denunció que algunos miembros de iglesias cristianas en la isla también están siendo presionados por el Partido Comunista para que que instruyan a sus feligreses a votar Sí. Varias de estas iglesias se organizaron para mostrar su oposición al borrador original que incluía un camino a la legalización del matrimonio gay. El gobierno, temiendo perder votos, cambió el lenguaje del texto pero aún así, algunas iglesias mantuvieron sus críticas al proyecto.

Según CSW, el 20 de febrero, el presidente de la Convención Bautista Occidental, el reverendo Carlos Sebastián Hernández, recibió una llamada de Sonia García , subdirectora de la Oficina de Asuntos Religiosos subordinada al Partido Comunista, en la que la funcionaria lo amenazó con que no sería “ tratado como un pastor, sino como un contrarrevolucionario”.

Con tantas presiones y en medio de la campaña propagandística por el Sí a toda hora, es posible que la oposición no logre un apoyo mayoritario al No, pero activistas como Payá aseguran que en última instancia, no es posible confiar en los resultados que presente el gobierno.

“Independientemente de los resultados oficiales, no son importantes porque no son creíbles”, dijo Payá. “Todo el proceso es ilegítimo y el referendo no es libre ni transparente”, dijo Payá.

Siga a Nora Gámez Torres en Twitter: @ngameztorres

Fuente:elnuevoherald.com

Seguir leyendo en el medio que originalmente publicó esta noticia