Gil Yepes: Venezuela necesita arrancar y seguir con un gobierno multisectorial y no sólo de partidos

José Antonio Gil Yepes, habló sobre los aciertos y errores de los últimos 60 años de historia en Venezuela, que a su juicio, son una orientación importante para reconstruir el país.

“El gran acierto del régimen anterior fue avanzar en el pluralismo democrático; su gran error: implantar un pluralismo limitado, partidocrático, en vez de alcanzar un pluralismo efectivo en el que cada sector pudiera, con autonomía y verdadero acceso, participar en los procesos de toma de decisiones públicas. En esta limitación se basan las demás”. Aseguró Gil Yepes.

En tal sentido, puso como ejemplo, lo que calificó de “grandes errores” económicos: “la política rentista de altos precios y bajo volumen de petróleo, la sobre valuación del bolívar -que castró las exportaciones privadas, promovió las importaciones y el desempleo-, el control de cambio y de precios, y el reparto populista no eran verdaderas políticas económicas, ni quienes las aplicaron fueron mentalmente torpes”.

Por el contrario, agregó que fueron políticos muy inteligentes que convencieron al pueblo de que con esos “disparates” los defendían contra la avidez empresarial, cuando lo que perseguían era limitar la empresa privada y a un sindicalismo autónomo que pudieran retar el poder de los partidos. 

En ese parricular, dijo que el chavismo se convirtió en un régimen “peor” que el anterior, en la medida que no cambió sino que profundizó estas reglas de juego: “La partidocracia se convirtió en una autocracia y, con ello, profundizó la polarización, el presidencialismo, centralismo, estatismo, populismo y rentismo petrolero”. 

Al analista señaló que Nicolás Maduro, transformó la autocracia en un régimen militar para sostenerse. 

En lo político, Gil Yepes añadió que la regla de “desconfiar todos los sectores de todos los demás sectores, ha sido el origen de nuestros errores”.

Por ello manifestó, que si se quiere aprender algo de las últimas seis décadas, es necesario un Plan País que sea: “pluralizador y no partidocrático, militarista ni autocrático; descentralizador; privatizador; despresidencializador, despopulizador y que arranque de raíz el rentismo petrolero, ahora también de otras fuentes, minas de esclavos y eunucos políticos; pero, para que ese Plan sea implementado, se necesita arrancar y seguir con un gobierno multisectorial y no sólo de partidos”. Concluyó.