Jesús Petit Da Costa: Cese a la ocupación cubana

opinión

10 febrero, 2019

(para que cese la usurpación)

Con el juramento prestado el 23-01-19 el diputado Juan Guaidó asumió como Encargado de la Presidencia de la República y, al hacerlo, asumió el liderazgo del país en el inicio, por lo menos, de lo que ha dado en llamar “transición.” Es un hecho de inmensa trascendencia. Y durante los 17 días transcurridos ha obtenido el reconocimiento internacional, produciéndose en consecuencia el aislamiento de la narcotiranía. A pesar de ello, Maduro no ha cedido. La explicación es que Maduro es títere de Cuba. Fue puesto por Cuba para cumplir órdenes de Cuba. Y sólo entregará si recibe órdenes de Cuba. Se diferencia así de los anteriores tiranos, porque ninguno de ellos fue títere de un país extranjero.

Entonces Maduro personifica la ocupación cubana de Venezuela. Derrotada Cuba en su primera invasión a Venezuela en los años 60, optó por infiltrarse la FAN con agentes suyos que le entregaron Venezuela sin disparar un tiro en la mayor traición de la patria registrada en la historia universal. Prevalida de su éxito, Cuba controla toda la República:

1.- Maduro es su títere y títere todo su gobierno paralelo.

2.- Al ser títere de Cuba el usurpador Comandante en Jefe de la FANB es también títere de Cuba el Alto Mando Militar designado por el usurpador, cuya composición la determina Cuba.

3.- Al ser títere de Cuba el Jefe de Estado usurpador, son también títeres de Cuba los funcionarios del servicio exterior paralelo.

4.- Al ser títere de Cuba el Jefe del Gobierno usurpador son títeres de Cuba todos los cargos de seguridad del gobierno paralelo por estar sometidos a la dirección de los cubanos que les han enseñado las torturas más refinadas.

5.- Al ser títere de Cuba el Jefe de Gobierno usurpador son también títeres todos los cargos de identificación, migración y extranjería de su gobierno paralelo.

5.- Al ser títere de Cuba el Jefe del Gobierno usurpador son también títeres de Cuba todos los altos cargos de su gobierno paralelo.

A lo anterior se agrega que, no conforme con haber convertido a la usurpadora FANB en ejército de ocupación al servicio de Cuba, están destacados dentro del territorio venezolano aproximadamente 44.000 militares o milicianos cubanos, muchos encubiertos como médicos, educadores o entrenadores deportivos.

Ocupado como está el territorio e intervenido el gobierno por Cuba no cabe esperar que Maduro renuncie a la usurpación o se vaya pacíficamente, ni sus acompañantes en el gobierno paralelo lo hagan por cuyo motivo hay que: 1) Activar los mecanismos de defensa con auxilio internacional; y, 2) Organizarse para coadyuvar a este auxilio.

Lo procedente, primero, es entonces que el Presidente Encargado Juan Guaidó anuncie y haga efectivo el retiro de la denuncia del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca hecha en 2012 por la narcotiraría títere de Cuba. Y enseguida solicite el auxilio de todos los países de América ante la invasión cubana del territorio nacional.

Al restablecer la vigencia de ese Tratado: 1) Presionamos a Cuba para que se vaya de Venezuela o exponerse a que la echemos por la fuerza con auxilio de los demás países de América; y, 2) Prevenimos el apoyo de Rusia, China y Turquía a la narcotiranía títere de Cuba

Para que cese la usurpación de Maduro debe cesar la ocupación cubana. Porque la usurpación de Maduro es consecuencia de la ocupación cubana. Vayamos a la causa y no nos quedemos en la consecuencia. Hagamos, pues, prioridad absoluta la liberación de Venezuela frente a Cuba.

.noticierodigital.com/tag/jesus-petit-da-costa/” rel=”tag”>Jesús Petit da Costa

Deja un comentario