10 rutas para caminar por encima de las copas de los árboles

Volar en tirolina a través de la espesura amazónica, caminar por puentes colgantes entre ramas a 40 metros de altura o adentrarse en la espesa niebla de un bosque lluvioso.

01 Sacha Lodge (Ecuador)

Caminar por encima de la selva amazónica

Pasear sobre el dosel arbóreo de la selva amazónica ecuatoriana brinda uno de los momentos más emocionantes a quienes visitan Sacha Lodge, una reserva privada a 80 kilómetros de navegación por el río Napo desde Puerto Francisco de Orellana. Ubicado a orillas de la laguna de Pilchicocha, cuenta con un espectacular puente suspendido de 300 metros de largo y 36 de altura que proporciona una panorámica cenital de la frondosidad selvática. Un paraíso para ornitólogos, la reserva ha instalado una plataforma de observación en las ramas superiores de un ceibo gigante, a 43 metros del suelo.


Tirolina en la finca Bosques del Samán, junto al valle del Cauca (Colombia).ampliar foto
Tirolina en la finca Bosques del Samán, junto al valle del Cauca (Colombia).

02  Bosques del Samán (Colombia)

Sobre los cafetales

Pocos paisajes moldeados por la mano del hombre fascinan tanto como el del llamado triángulo del café, que se extiende por las regiones colombianas de Caldas, Risaralda y Quindío, al oeste del país. Hectáreas y hectáreas de verdes y ondulantes plantaciones que la finca Bosques del Samán, junto al valle del Cauca, invita a contemplar de una forma muy especial: volando sobre ellas en un circuito de tirolinas de hasta 400 metros de largo que se elevan hasta 70 metros de altura sobre cafetales bordeados de guaduales —una especie de bambú— y cultivos de plátanos.


El circuito de tirolinas Vuelo del Cóndor, en la reserva chilena Huilo Huilo.ampliar foto
El circuito de tirolinas Vuelo del Cóndor, en la reserva chilena Huilo Huilo.

03 Huilo Huilo (Chile)

Días y noches entre las ramas

La reserva biológica de Huilo Huilo, al pie del volcán de Mocho-Choshuenco, en la región chilena de Los Ríos, fue creada en 1999 para la conservación de unas 100.000 hectáreas de bosque nativo, reenfocando la tradicional explotación maderera hacia el turismo sostenible. Entre sus actividades destaca el Vuelo del Cóndor, un circuito de tirolinas que se deslizan entre las copas de árboles que alcanzan los 40 metros de altura. Además, se puede dormir en la Canopy Village, formada por cabañas instaladas entre las ramas.


Uno de los puentes suspendidos del parque ecológico Pino Dulce, en Guatemala.ampliar foto
Uno de los puentes suspendidos del parque ecológico Pino Dulce, en Guatemala.

04 Pino Dulce (Guatemala)

Puentes de vértigo en un bosque centenario

Disfrutar del bosque para protegerlo. Esa es la propuesta del parque ecológico Pino Dulce, ubicado a unos 2.000 metros de altitud en una región montañosa de la provincia de Jalapa, a unos 90 kilómetros de la capital guatemalteca. Y entre las actividades que ofrece esta reserva de 42 hectáreas de extensión a sus visitantes se encuentra una ruta que, combinando tirolinas y puentes colgantes, recorre la diversidad arbórea de sus dos ecosistemas principales (bosque húmedo montano bajo y bosque húmedo subtropical).


Un circuito de tirolinas y puentes colgantes en la reserva natural de Cockscomb, al sureste de Belice.ampliar foto
Un circuito de tirolinas y puentes colgantes en la reserva natural de Cockscomb, al sureste de Belice.

05 Mayan Sky Canopy (Belice)

En territorio garífuna

La cuenca del río South Stann Creek —Gumagarugu en lengua garífuna, principal etnia local—, en las estribaciones orientales de los Montes Mayas, al sureste de Belice, se ha convertido en un terreno de aventura en plena naturaleza. Integrada en la reserva natural de Cockscomb, que acoge el primer santuario de jaguares salvajes del mundo —así como una gran diversidad de aves exóticas como el guacamayo rojo—, un circuito de tirolinas (no apto para menores de siete años) invita a adentrarse en la espesura de la jungla.

06  Reserva Inkaterra (Perú)

Un paseo panorámico por un entorno lluvioso

La reserva amazónica Inkaterra se sitúa a una hora de travesía fluvial de Puerto Maldonado, junto al parque nacional de Tambopata. Sus 17.000 hectáreas ofrecen un valioso espacio de biodiversidad, con más de 500 especies de aves —guacamayos azulamarillos y escarlatas, tucanes, trogones— que pueden observarse desde su Canopy Walkway: un paseo de hora y media sobre la bóveda amazónica, con puentes colgantes, plataformas y torres de observación a casi 30 metros del suelo.

Tirolina en la jungla en Puerto Iguazú (Argentina).
Tirolina en la jungla en Puerto Iguazú (Argentina).

07 Puerto Iguazú (Argentina)

Tres saltos de adrenalina en plena jungla

Además del rugido de sus famosas cataratas, el parque nacional de Iguazú alberga otros espectáculos naturales, como la llamada selva Misionera, hábitat de loros, tucanes y papagayos, cuyo dosel, formado por especies arbóreas que llegan a alcanzar los 40 metros, son el escenario perfecto para una aventura. Por ejemplo, lanzarse por un circuito de tirolinas de casi un kilómetro que pasa rozando a toda velocidad (hasta los 70 kilómetros por hora) las ramas de palmitos, cedros misioneros y timbós.

08 Cristalino Lodge (Brasil)

Contemplar la vida en la selva a diferentes alturas

Este alojamiento junto al parque estatal Cristalino, entre los Estados brasileños de Pará y Mato Grosso, propone una estancia sosegada en un entorno tropical. Cuenta con ecocabañas y dos torres de observación, de 50 metros de altura. Con varias plataformas intermedias, los visitantes pueden contemplar cómo es la vida en cada uno de los estratos selváticos, desde el lecho hasta el techo amazónico, con posibilidad de observar pájaros exóticos (guacamayos, periquitos o cotingas), monos araña y sakís de nariz blanca.


Puente colgante en la reserva del bosque nuboso de Monteverde (Colombia).ampliar foto
Puente colgante en la reserva del bosque nuboso de Monteverde (Colombia). SIME

09 Reserva Monteverde (Costa Rica)

En el reino del colibrí

El bosque nuboso de Monteverde, al noroeste de Costa Rica, destaca por su valor natural y la magia del entorno. Esta reserva creada en 1972 —con 500 especies de aves, 420 de orquídeas y 200 de helechos—, envuelta por una niebla perenne provocada por la mezcla de humedad y altitud (1.600 metros), se puede recorrer (por libre o con guía) mediante un circuito de entre dos y tres horas de duración que combina puentes colgantes y tirolinas que se adentran en la espesura del bosque.

10 Canopy Tower (Panamá)

Retiro para ornitólogos

Inmersa en el verde espesor del parque nacional de Soberanía, la Canopy Tower, una robusta torre de planta circular, dispone de habitaciones y espacios comunes para los huéspedes, y en lo alto, a 20 metros de altura, una plataforma de observación circular con vistas sobre las copas del bosque tropical. Prismáticos en mano podremos avistar decenas de exóticos pajarillos, como el ermitaño colilargo norteño o el mielero patirrojo, o dos especies de primates: el tamarino de Geoffroy y el mono aullador de manto.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Puedes seguir leyendo mas aquí
El Comidista

Deja un comentario