Vasallos de la Virgen de Candelaria: una tradición que se aproxima a los dos siglos en Mérida

Fotos: Jade Delgado

“Yo soy el milagro de la virgen, ella me dio la vida porque estaba en estado de coma recién nacido, no comía, no lloraba y los médicos le dijeron a mi madre que se preparara que yo no amanecía, pero ella en su desesperación fue a las 12:00 de la noche al templo me ofreció a la virgen y que si me daba la vida sería su vasallo de por vida, el día de hoy poseo 72 años en los Vasallos de la Candelaria”, relató el capitán de los vasallos.

La fiesta a la Virgen de Candelaria es una tradición de casi dos siglos, se celebra en la Parroquia, sector de la ciudad de Mérida, es una de las actividades religiosas más emblemáticas en la entidad y se destaca por las danzas que los vasallos le ofrecen a su patrona, quienes desde recién nacidos son fieles devotos y cada año le pagan promesas por los milagros concedidos.

En el año 1800 se apareció una tablita en Zumba, con la imagen de una virgen, fue llevada hasta la iglesia de la zona, luego la imagen reapareció misteriosamente en la capilla de Zumba, próximamente parroquia Pablo Sexto, relató a Caraota Digital el padre Eduard Molina, párroco de la Iglesia Santiago de La Punta.

Para esa fecha las personas le bailaron a la virgen, explicó el sacerdote que la danza tiene tres componentes significativos del mestizaje, las maracas que representan la cultura indígena de Venezuela, el bastón simboliza la siembra europea y los vestidos de diversos colores personifican la cultura africana, “es el significado del trabajo y una alabanza al señor, creo que es una danza muy actualizada en nuestros tiempos que nos invitan a construir una Venezuela desde la oración y el trabajo”, dijo.

Los Vasallos de la Candelaria son patrimonio religioso y cultural del estado Mérida, anteriormente la asociación la integraban más de 400 personas, sin embargo, el fenómeno de la migración de venezolanos hacia otros países, originó que el número de integrantes disminuyera a través del tiempo, hoy existen cerca de 300 vasallos.

Porfilio Urbina es el capitán, lo conocen como Alirio, aseguró que la tradición suma 147 años, puesto que, en 1847 fue creada la danza de los vasallos a raíz de la aparición de la Virgen de la Candelaria, a quien cada 2 de febrero le rinden culto, “el día 3 de febrero en el sitio de su aparición se dedica toda la jornada a la patrona”, indicó.

Requisitos para ser vasallo

En su mayoría, se hacen vasallos desde que nacen, incluso estando en el vientre de sus madres, sus padres los ofrecen a La Candelaria. “Los vasallos promeseros hacen ellos mismos sus promesas o las han hecho sus padres por enfermedades o estar vinculados al peligro de muerte, han apelado a Dios y a la virgen santísima para conseguir la salud”, apuntó.

“Yo soy el milagro de la virgen, ella me dio la vida porque estaba en estado de coma recién nacido, no comía, no lloraba y los médicos le dijeron a mi madre que se preparara porque yo no amanecía, pero ella en su desesperación fue a las 12:00 de la noche al templo y me ofreció a la virgen, que si me daba la vida sería su vasallo de por vida, el día de hoy tengo 72 años en los vasallos de la Candelaria”, relató el capitán.

Por su parte, Cesar Corrella, expresó que es una tradición de familia, “yo no soy promesero, soy devoto, estoy desde que nací en los vasallos, cualquier cosa que le pido a la virgen nunca me ha fallado”, agregó que bailar a la santa patrona es especial y tiene un significado muy grande para los habitantes del sector.

Carmen Contreras, quien se encontraba en la actividad, aseveró que asistió a la celebración por la belleza que representa la devoción a la virgen, “le pedimos por la paz de Venezuela y para que todos se unan y salgamos de esta crisis que padecemos”.

Cada 3 de febrero concluye la celebración con el entierro del gallo, le vendan o tapan los ojos a unos de los vasallos, este porta en su mano un rejo y lanza rejazos para todos lados, evitando que ninguno de los presentes se lo quite, el acto significa la alegría al finalizar las fiestas de la faena del campo, en donde todod beben un liquido rojo, que representaría la sangre del gallo.

”La Virgen que apareció en la tablita está allá en la Iglesia de Zumba, le hicieron una capilla. A ella no la pueden trae pa’cá porque la traen hoy y mañana no amanece…” Juan Pedro de la Cruz, vasallo promesero.

+ Información

Seguir leyendo en el medio que originalmente publicó esta noticia