¿Cómo vive las horas Nicolás Maduro mientras llega el futuro?

Caracas.- Nicolás Maduro se despertó temprano- a pesar de las manifestaciones callejeras, los cacerolazos en el Oeste de Caracas, el alzamiento de militares en Cotiza, las nominaciones al Oscar…-, se desayunó fuerte y a las 8 y 28 en punto, recordó que hoy se cumplían 128 años del natalicio de Antonio Gramsci por lo que decidió rendirle un tributo público: “Conmemoramos 128 años del natalicio de uno de los grandes revolucionarios de la historia, Antonio Gramsci. Filósofo y teórico italiano, que a pesar de las circunstancias a las que fue sometido, no se doblegó. Sus ideales nos convocan a continuar la lucha contra el fascismo“, escribió en sus redes sociales.

Le puede interesar: Pero Maduro “lo ignora”: nuevo valor del Dicom ubica el salario mínimo en 33 mil bolívares

Solo que Maduro no se percató, o todavía no lo sabe, que las “circunstancias a las que fue sometido y no se doblegó” el comunista italiano, se parecen muchísimo a las circunstancias del diputado Juan Requesens, por mencionar solo uno de sus presos políticos emblemáticos. Porque como Requesens, Antonio Gramsci fue electo diputado y gozaba de inmunidad parlamentaria cuando lo detuvieron. Y como Maduro, el fascista Benito Mussolini lo mandó a meter preso porque, según dijo el fiscal italiano en el juicio que se le siguió a Gramsci ” tenemos que impedir que este cerebro funcione por veinte años”. Juicio que, por cierto, Juan Requesens aún no ha podido tener.

Gramsci fue condenado a 20 años, 4 meses y 5 días de prisión. Allí fue sometido a vejaciones y malos tratos, como muchos de los presos políticos venezolanos en La Tumba.Y de la cárcel salió directo a morir como querían sus verdugos, esbirros iguales de desalmados que quienes vieron por última vez con vida al concejal Fernando Albán, por mencionar otro caso ocurrido en este siglo.

Cabe imaginar también que Maduro debe conocer muy poco del enredo ideológico donde se ubicó Gramsci, cabecilla de una de las tendencias que, como en el Psuv, se vivía al interior del comunismo italiano. Criticaba el “izquierdismo infantilista”, condenaba la Internacional y golpeaba la burocratización del Partido Comunista, todo ello sin contar con que Gramsci consideraba vital el rol de los intelectuales, cuyo papel consideraba imprescindible para la revolución, incluso más importante que un programa económico. Algo que dijo Aristóbulo Isturiz hace poco, pero completamente al revés.

Cuando ya eran las 9 y 27 de la mañana, Maduro siguió en su agenda de felicitaciones y tributos. Entonces recordó que se cumplían 216 años de la muerte de María Teresa del Toro, la esposa de Simón Bolívar. Y le dedicó otra buena parte de su tiempo: “Recordamos con respeto a la ‘joya sin defecto, valiosa sin cálculo’ María Teresa del Toro y Alayza, joven española que cautivó y desposó al Libertador Simón Bolívar, quien la amó profundamente y tras su pérdida le dejó un profundo dolor y la promesa de no volverse a casar”, escribió.

Y semejante esfuerzo lo dejó mudo. Hasta que, tres horas después, a las 12 y 12 del mediodía y cerca del almuerzo, Maduro reapareció con un mensaje a través de su Agencia Venezolana de Noticias, donde aseguraba que “las FANB ratifica el compromiso con la defensa del interés nacional”, Información que condujo a un Twitter aislado, tan desabrida que ni en el Granma de Cuba se publicó nada al respeto y decidieron favorecer la noticia de los lazos comerciales de Cuba con Francia, mientras que al alzamiento de anoche en Cotiza lo lanzaron al precipicio de la primera plana.

Así, de a poquito, se le va el día al presidente mientras la Conferencia Episcopal invita a la marcha del 23 de Enero, una viceministra critica públicamente al Ministro Ricardo Menéndez y dice sentirse insatisfecha con la ultima alocución de Nicolás Maduro mientras que brujos y astrólogos le andan leyendo el futuro inmediato a Juan Guaidó porque descubrieron que nació el mismo día que Hugo Chávez y las estrellas le auguran un liderazgo brillante (“siempre que actue en equipo”) y una semana inolvidable. “Has de encontrar las palabras y el tono para dirigirte a quienes dependen de ti. Si fueras de otro signo te diría que hables igual a los de abajo que a los de arriba, pero tú, Leo, ya lo haces”.
Falta ver a quién le rinde tributo Nicolás Maduro mañana. ¿Será a quienes derrocaron una dictadura militar?

.

.

Seguir leyendo en el medio que originalmente publicó esta noticia