Si crees que quemas más calorías si te mueves, estás equivocado

A comienzos de año son muchos los que adoptan una dieta sana y equilibrada así como una nueva rutina de ejercicio con el objetivo de depurar el cuerpo y desintoxicarse de todos los excesos navideños. Sobre todo aquellos que tienen que soportar largas jornadas laborales sentados y que de forma metódica se les asigna una serie de actividades para paliar el mal del sedentarismo.

No es para menos. Está ampliamente demostrado que pasarse la mayor parte del día sentado o en reposo favorece la aparición de enfermedades del corazón, así como la diabetes, y es un factor que puede llevar al sujeto a una muerte prematura. Pero sin duda el hecho que más nos preocupa de una vida sedentaria tiene que ver con nuestro aspecto físico, ya que existen muchas más probabilidades de acabar padeciendo obesidad, por lo que normalmente nos calzamos las zapatillas a la par que realizamos planes de adelgazamiento.

Las personas que están más en forma o son más activas tienen mayor propensión a perder peso que las que no se mueven en absoluto

Pero un nuevo estudio publicado en la prestigiosa revista ‘Medicine & Science in Sports & Exercise’ y realizado por científicos de la Universidad de Bath en Inglaterra y de Westmont College en California equipara el gasto de calorías entre estar sentado o de pie. A decir verdad, no hay ninguna duda de que si te mantienes en movimiento el gasto de calorías es mayor; lo que esta investigación adelanta es que la diferencia entre ambas no es tan abultada.

Los científicos reunieron a 46 hombres y mujeres cuyo peso estaba dentro de lo normal en relación a su estatura y constitución física. Acto seguido, se les pidió rellenar una encuesta para conocer de cerca sus hábitos de ejercicio y su estado de salud, después de haber medido su tasa metabólica por medio de dispositivos que reparaban en el gasto medio de energía en un solo día de cada sujeto.

Más tarde se les pidió que cada uno de ellos se acostara, se sentara o se pusiera de pie durante 20 minutos a la vez, en salas de laboratorio separadas y con las máscaras puestas. Para evitar que se aburrieran, los voluntarios fueron expuestos al típico documental sobre naturaleza, según informa ‘The New York Times’. No se les obligó a estar quietos; les permitieron balancearse, contonearse o estirarse según les apeteciera. Lo único que debían hacer era mantener la posición. Al comparar las tasas metabólicas de los tres grupos, las diferencias fueron mucho más pequeñas de lo esperado. Los voluntarios que se quedaron sentados quemaron un 3% más de calorías que los que se acostaron. Aquellos que permanecieron de pie solo experimentaron un gasto de calorías de un 12% más que los que estaban sentados.

En resumen, los investigadores estimaron que, en función de los resultados metabólicos que arrojó la prueba, la mayoría de las personas pueden esperar quemar aproximadamente nueve calorías más estando de pie durante una hora en vez de sentados. En caso de extenderse el tiempo de reposo a dos horas al día, quemarían alrededor de 130 calorías adicionales en el transcurso de una semana.

Estar de pie no representa una estrategia muy efectiva a la hora de perder peso

“Cada uno de los totales no daría lugar a una reducción de energía suficiente como para conseguir una pérdida de peso considerable”, asegura James Betts, profesor en la Universidad de Bath y principal autor del estudio, a ‘The New York Times’. “Es posible”, según afirma Betts, “que las personas que físicamente están más en forma y son más activas tienen una mayor propensión a estar inquietos”, refiriéndose a los contoneos y balanceos de aquellos que permanecieron de pie. Lógicamente, esto quiere decir que las personas que más alejadas están de una vida sedentaria son aquellas que queman muchas más calorías casi de forma inconsciente, en los pequeños movimientos que realizan incluso cuando están en reposo.

Más importante aún, según reitera el profesor, “estar de pie no representa una estrategia muy efectiva a la hora de perder peso, sin embargo podría ayudar al menos a evitar adquirir todavía más”. En Estados Unidos ya hay varias empresas que se han planteado eliminar el problema del sedentarismo en sus oficinas a partir de escritorios fijos en los que se debe estar erguido a la fuerza, de ahí la aclaración de Betts. “Si consumes tan solo unas pocas calorías más de las que adquieres a largo plazo se podrá combatir el sobrepeso o la obesidad”, concluye. Da igual, si lo que de verdad quieres es adelgazar y sentirte mejor, está claro lo que tienes que hacer: muévete y aléjate del sofá lo máximo que puedas, o mejora aún, resérvalo para cuando regreses de un largo y entretenido paseo hasta el anochecer.

Deja un comentario