¡LIBÉRANOS DEL MAL! Venezuela rinde homenaje a la Divina Pastora #14E

Noticias Venezuela / Jan 14, 2019 @ 9:00 am

¡LIBÉRANOS DEL MAL!  Venezuela rinde homenaje a la Divina Pastora #14E

Como todos los años, Venezuela rinde homenaje a la Divina Pastora. Desde ayer, la Visita 163 de la Divina Pastora, el pueblo de Santa Rosa sigue recibiendo a los feligreses barquisimetanos y de todas las regiones del país. La Patilla

La procesión de la Divina Pastora es la peregrinación más multitudinaria de Venezuela, así como una de las más grandes de América Latina y Europa, junto con la concentración de la Virgen de la Guadalupe, en México, y las festividades de Nuestra Virgen de Fátima de Portugal, en Europa.

Se trata de una peregrinación de más de dos millones de personas y 7,5 kilómetros de longitud, que se cumple desde el pueblo de Santa Rosa, en las afueras de Barquisimeto, hasta la catedral de esta ciudad centrooccidental, capital del estado Lara, situada a 365 kilómetros de Caracas, que se lleva a cabo con la imagen de la virgen cargada sobre los hombros del pueblo, que la acompaña en su recorrido con amor, devoción y fe mariana.

Más de 10.500 funcionarios garantizan la seguridad

Para garantizar el resguardo de los participantes, los cuerpos de seguridad del Estado aplican este lunes un protocolo único de operaciones, informó el secretario de Seguridad de la gobernación de Lara, Kleider Ferreiro.

Señaló que en la jornada especial de seguridad toman parte más de 10.500 funcionarios civiles, policiales y militares para resguardar a la feligresía; se han colocado 23 puntos de atención y tres hospitales de campaña, que son atendidos por 900 médicos, enfermeros y funcionarios de Protección Civil, también 15 puntos de reagrupamiento para personas extraviadas.

“Es la primera vez que nace una resolución conjunta entre dos carteras ministeriales: el Ministerio para la Defensa y el Ministerio para Relaciones Interiores, para crear un protocolo único de actuación”, dijo.

Por su parte, el comandante de la Zona Operativa de Defensa Integral (Zodi) del estado Lara, general Jesús Salazar Velásquez, anunció que han desplegado cuatro anillos de seguridad para resguardar la procesión.

El primer anillo lo conforman los integrantes de la Cofradía de la Divina Pastora, que resguarda a los feligreses que llevan la imagen de la virgen sobre sus hombros.

Un segundo anillo de seguridad lo componen funcionarios de los cuerpos de seguridad del Estado, Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y Policía Nacional Bolivariana (PNB), que sirve de apoyo al primer anillo.

Un tercer anillo lo integran la GNB, PNB, policía del estado Lara y policía municipal de Iribarren (Barquisimeto), cuerpos de seguridad que estarán activados a todo lo largo y ancho del recorrido.

Y en el cuarto anillo de seguridad estarán unidos componentes militares y policiales, situados en las vías de acceso a Barquisimeto, ciudad donde se efectúa la concurrida peregrinación.

A todas estas iniciativas en materia de seguridad se suma la prohibición de la venta y distribución de bebidas alcohólicas, decretada por la gobernadora de Lara, Carmen Meléndez, así como la activación de un carnet de identificación para los niños y niñas que acuden a la procesión, que permite identificarlos en caso de extraviarse.

La ciudad ofrece su mejor rostro para recibir a la virgen

La mandataria estadal también decretó tres días festivos, desde el día 13 de enero, a las 9:00 de la mañana, hasta el 15 de enero, a las 9:00 de la mañana. Las instituciones del Estado, por su parte, se suman a la celebración al redoblar sus esfuerzos para ofrecer a propios y visitantes el mejor rostro de la ciudad.

La presidenta de la Empresa Municipal de Infraestructura y Conservación del Ambiente (Emica), dependencia de la alcaldía de Iribarren, Angélica Yépez, informó que trabajaron intensamente en el desmalezamiento, barrido, pintura y embellecimiento de calles y avenidas, sus aceras y brocales, por donde pasará la procesión. También en las arterias viales aledañas.

Las labores de limpieza y refrescamiento urbano se consolidaron con una inversión de 24 millones de bolívares soberanos, para iluminar una parte significativa de la ciudad: el eje de la avenida Lara, desde el Country Club de Barquisimeto hasta la redoma de la Divina Pastora, anunció el alcalde del municipio Iribarren, Luis Jonás Reyes Flores.

Adicionalmente, las instituciones vinculadas con el área de la cultura y la recreación han realizado actividades para el disfrute de los peregrinos. Se contabilizan unas 700 actividades culturales con la participación de más de 15 agrupaciones que ofrecieron sus espectáculos en el pueblo de Santa Rosa y en el Manto de María, el monumento mariano más grande del mundo.

Para garantizar la movilización del pueblo hacia la procesión y su retorno a lugares de origen, la empresa estadal Transbarca abrió la Ruta Turística de la Fe.

Así, con la participación y la fe de los devotos, el esfuerzo de las instituciones públicas y privadas y la organización de la iglesia católica se espera que la visita 163 de la Divida Pastora, prevista para este lunes 14 de enero, sea un éxito y una renovación de la esperanza del pueblo cristiano.

Pastora de las Almas, la virgen que comenzó la tradición

Los documentos de la Arquidiócesis de Barquisimeto destacan que la devoción por esta imagen mariana se inició en Sevilla, España, hace más de 300 años.

Cuentan que una madrugada de 1703 Fray Isidoro, un sacerdote capuchino de esta localidad española, tuvo un sueño en el que aparecía una virgen sentada sobre una piedra, vestida con un largo traje, un sombrero y un bastón.

Isidoro, quien era uno de los más fervientes seguidores de la congregación mariana: la hermandad caracterizada por la adoración por la Virgen María, contó que la imagen cargaba un niño en su regazo y estaba rodeada de ovejas.

Dicen que el sacerdote se levantó aquella mañana y se dirigió a casa de un amigo, el pintor Miguel Alonso de Tovar, a quien le contó el sueño y le pidió que le pintara en un lienzo la imagen de esta virgen, tal y como se le había aparecido en el sueño.

En la fiesta de la Natividad de la Virgen María de aquel año, el sacerdote sacó el lienzo como estandarte en la procesión que se realizaba desde la parroquia Santa Gil hasta la alameda de Sevilla, lo que causó una grata impresión entre los feligreses.

Desde aquel día nació la devoción por la Divina Pastora de las Almas, como se le conoció originalmente a esta imagen que evoca a la Virgen María, la madre de Jesús.

Esta devoción se extendió por el mundo cristiano occidental y consiguió en Barquisimeto, estado Lara, Venezuela, una de sus más fervientes expresiones de fe religiosa.

El día que la Divina Pastora se quedó en Santa Rosa

A principios del siglo XVIII llegó a la iglesia del pueblo Santa Rosa de Los Cerritos, cerca de Barquisimeto, un sacerdote de nombre Sebastián Bernal, con la misión de seguir el proceso de evangelización.

En 1736 el sacerdote Bernal encargó a un reconocido escultor español una réplica de la Virgen Inmaculada Concepción para la iglesia de Santa Rosa.

El vicario de la iglesia Concepción de Barquisimeto, a su vez, había encargado al mismo escultor hacer una imagen de la Divina Pastora para este templo, catedral de la ciudad en aquella época.

El escultor se equivocó y envió la imagen de la Inmaculada Concepción a la iglesia de Barquisimeto y la imagen de la Divina Pastora a la iglesia del pueblo Santa Rosa de Los Cerritos, ubicado en las afueras de la ciudad.

Al percatarse del error, el sacerdote Bernal ordenó que la imagen de la Divina Pastora fuese llevada a Barquisimeto. No obstante, cuando los indígenas encargados de llevar la virgen intentaron levantar el cajón en el que se encontraba la imagen de la Divina Pastora, cuenta la tradición que la estructura de madera pesaba en extremo, al punto que indígenas y españoles no pudieron alzarla del piso.

El sorprendido padre Bernal comunicó la noticia al vicario de Barquisimeto. Éste ordenó que la imagen de la Divina Pastora permaneciera en Santa Rosa al interpretar este acto como la voluntad de la virgen de permanecer en ese pueblo.

Del terremoto a la epidemia de cólera, el otro milagro

El terremoto de Barquisimeto, del 26 de marzo de 1812, es uno de los acontecimientos que contribuyó al crecimiento del culto a la Divina Pastora. Este fenómeno natural destruyó parcialmente el pueblo de Santa Rosa, incluida la iglesia.

Sólo el nicho en el que permanecía la imagen de la virgen quedó milagrosamente intacto, lo que contribuyó a reforzar la creencia de que la virgen deseaba quedarse en Santa Rosa para cuidar y proteger a sus pobladores.

El otro suceso histórico trascendental que catapultó el culto de la Divina Pastora ocurrió en 1856, cuando una epidemia de cólera azotó a Barquisimeto, como sucedía en otras zonas de Venezuela y de otros países de América Latina en aquella época.

Los habitantes y las autoridades de aquel tiempo, desesperados, trajeron en procesión a la Divina Pastora de Santa Rosa a Barquisimeto, como una súplica a Dios para que terminara la epidemia.

El sacerdote e historiador Nectario María señala en sus libros sobre la tradición religiosa que el párroco de la iglesia Claret de Barquisimeto, el presbítero Macario Yépez, imploró a la Divina Pastora que acabara con este sufrimiento del pueblo.

Yépez pidió convertirse en la última persona en morir de cólera en la ciudad. La promesa se cumplió. El padre Macario Yépez murió de cólera días más tarde y desde entonces la epidemia desapareció de la ciudad. La desaparición del cólera se le adjudicó a un milagro de la Divina Pastora.

Desde entonces, cada 14 de enero la pastora sale en procesión sobre los hombros del pueblo desde la iglesia de Santa Rosa hasta la catedral de Barquisimeto.

Con cada nueva procesión aumenta la devoción por esta inmaculada imagen religiosa de sombrero, bastón, ovejas alrededor de su trono y que carga en su regazo a un pequeño que representa al Niño Jesús.

Manifestaciones del pueblo por los favores recibidos

En esta procesión se observan mujeres y niñas vestidas de pastorcitas. También algunos hombres y niños trajeados de nazarenos.

Hay otros que caminan descalzos y los que recorren de rodillas un tramo de la procesión. De esta manera pagan favores solicitados a la virgen, la mayoría peticiones de salud.

Se encuentran, además, los feligreses que acostumbran a esperar a la santa patrona a todo lo largo y ancho de las avenidas Lara, Morán y Venezuela de Barquisimeto, vías por las cuales transita la concurrida peregrinación.

Asimismo se congregan grupos de apoyo, instituciones públicas y privadas e iniciativas individuales de personas que reparten frutas, algunos alimentos y agua para ofrecer a los peregrinos.

Esas son otras formas de homenajear y agradecer a la virgen, de aquellos que atesoran testimonios de favores y milagros concedidos.

 


Deja un comentario