Este sería el nuevo sueldo para trabajadores y pensionados este 14 de enero, según exministro de Chávez

Redacción Noticias Venezuela

Este 14 de enero de 2019, se esperan importantes anuncios económicos, entre ellos, el nuevo aumento de salarios para trabajadores y pensionados por parte del presidente, Nicolás Maduro.

El ex ministro de Industria y Comercio de Hugo Chávez, Víctor Álvarez, critica la existencia de dos precios para el petro, uno fijado por el Gobierno en BsS 9.000, y el otro, en 42.274,2 BsS, que resulta de multiplicar 60 dólares por la tasa Dicom vigente.

“Esta diferencia entre ambos precios del mismo petro destruye su credibilidad”, dice el también ex presidente de la CVG y Premio Nacional de Ciencias. Pero esto tiene otra consecuencia: ¿A cuánto debería estar el salario mínimo? A medio petro. ¿A qué valor: BsS 4.500 o BsS 21.130? Dice Álvarez: “Lo que quiero explicar es que el anclaje del salario mínimo al valor oficial del petro como Unidad de Cuenta (9.000) impide que la remuneración de la fuerza de trabajo se ajuste según vaya subiendo el valor del petro como criptoactivo (42.274)

A continuación parte de la entrevista:

¿El petro es una alternativa viable para romper las sanciones financieras y compensar la caída del ingreso en divisas?

-En sentido estricto, el petro no es una criptomoneda porque no cumple con los requisitos de contar con un blockchain público. Tampoco es intercambiable por otras criptomonedas en las casas de cambio. Además, su uso está sancionado internacionalmente y desalienta a los compradores de criptomonedas.

-Hasta ahora, el Petro funciona de dos maneras:

a) Como Unidad de Cuenta: con un valor fijo que se utiliza para el cálculo del salario mínimo, pensiones, pago de pasaportes y otras tasas y tarifas.

b) Como criptoactivo: con un valor variable que se calcula según la tasa de cambio oficial Dicom que surge de cada subasta.

-El Gobierno promueve el uso del petro como criptoactivo en la compra-venta de bienes inmuebles, vehículos, cobro de hoteles, pasajes aéreos internacionales e impuestos, pero esto no significa que se generen más divisas, que permitan compensar el cierre de los mercados financieros ni la caída del ingreso petrolero.

-Paradójicamente, el aumento del valor del petro como criptoactivo destruye la confianza en el anclaje del bolívar soberano al petro como Unidad de Cuenta.

-Como se sabe, el petro nació con un barril de petróleo como respaldo. Inicialmente, su valor se movería según las fluctuaciones del precio del crudo. Pero el mismo Gobierno dio al traste con la promesa del anclaje del bolívar soberano al petro. Al subir de 3.600 a 9.000 el valor del petro como Unidad de Cuenta lo que hizo fue devaluar el bolívar. Además, como un petro equivale a 60 dólares y la tasa oficial Dicom en la última subasta quedó en 704,57 BsS/S, el valor del petro como criptoactivo se calcula en $ 60 x 704,57 BsS/$ = 42.274,2 BsS. Y esta diferencia entre ambos precios del mismo petro destruye su credibilidad.

-El BCV publica la tasa del Dicom que surge de cada nueva subasta pero mantiene fijo el valor del petro en BsS 9.000. Mientras tanto, cada vez que aumenta la tasa Dicom, el Banco de Venezuela, propiedad del Estado, ajusta el equivalente en bolívares de los 60 dólares que equivalen a un petro. Tan es así que en la web del Banco de Venezuela el precio del petro como criptoactivo supera su precio oficial como Unidad de Cuenta. Esto revela que la tasa de cambio de bolívares soberanos por petros también se ha desquiciado.

¿Cuál es el impacto sobre el salario mínimo?

-Aunque el Gobierno afirme que el salario mínimo está anclado al petro como Unidad de Cuenta, cada vez que sube la tasa de cambio oficial Dicom se altera el valor real del petro en bolívares soberanos. Y esto erosiona el ingreso real de los hogares, ya que el ajuste del salario mínimo se hace con mucho retraso y el aumento no compensa lo que se pierde por la hiperinflación.

-Cuando se anunció el Programa para la reactivación, recuperación y prosperidad económica, el 20 de agosto de 2018, el valor del petro se fijó en BsS 3.600, mientras que el salario mínimo quedó en medio (1/2) petro, equivalente a 1.800 BsS/mensual. O sea, 30 $/mes o un dólar diario. Cinco meses después, el valor del petro como Unidad de Cuenta fue elevado a BsS 9.000, razón por la cual el nuevo salario mínimo quedó en de 4.500 BsS/mes (1/2 petro).

-Al dividir 4.500 entre la tasa oficial Dicom de 704,57 BsS/$, el salario mínimo es apenas 6,39 $/mes (0,20 $/diario). Si la conversión se hace al cambio paralelo -que a la fecha del 11-01-19 se cotizaba en 2.150 BsS/$-, el salario mínimo queda reducido a solo 2,10 $/mes.

-El BCV y el INE dejaron de publicar el costo de la Canasta Alimentaria Familiar (CAF) y los únicos datos disponibles son los del Centro de Documentación y Análisis para los Trabajadores (Cenda), según los cuales el costo de la CAF subió en noviembre de 2018 a BsS 44.954. Esto significa una variación intermensual de 99,7 %, una variación anualizada entre noviembre 2017/noviembre 2018 de 117.519 % y una variación acumulada en 2018 de 56.233%. El salario mínimo de BsS. 4.500 está muy lejos de cubrir la CAF y una familia necesita diez salarios mínimos para cubrir sus gastos básicos en alimentación.

-Por otra parte, el Índice Nacional de Precios al Consumidor calculado por la Asamblea Nacional revela que la inflación del mes de diciembre fue de 141,75%, para una inflación acumulada a lo largo de 2018 de 1.698.488 %. Estos datos indican que las medidas económicas no pudieron contener la hiperinflación ni evitar el acelerado deterioro del poder adquisitivo del ingreso familiar.

-Como se ve, el valor oficial del petro como Unidad de Cuenta es muy distinto al valor al que se transa como criptoactivo en el mercado. Esto afecta negativamente la remuneración de la fuerza de trabajo cuyo salario mínimo se estableció en medio (1/2) petro. El valor del petro como Unidad de Cuenta permanece fijo y congela los salarios, en comparación con el constante aumento de los precios.

-Si el sueldo, en lugar de estar anclado al valor del petro como Unidad de Cuenta, se ajustara a su valor como criptoactivo, el salario mínimo debería ser de 21.130 BsS/mes. Si al trabajador realmente se le pagara un salario mínimo equivalente a medio (1/2) petro, equivalente a 4.500 BsS/mes, pero luego él pudiera revenderlos al precio que paga el mercado de criptoactivos, obtendría una compensación equivalente a la fecha de 16.630 BsS/mes.

-Lo que quiero explicar es que el anclaje del salario mínimo al valor oficial del petro como Unidad de Cuenta impide que la remuneración de la fuerza de trabajo se ajuste según vaya subiendo el valor del petro como criptoactivo. Como ya expliqué, el valor de este último que equivale a 60 dólares es convertido en bolívares con base en la tasa oficial Dicom que surge después de cada subasta.

¿Cómo ve usted la evolución de la economía venezolana en 2019?

-Las predicciones de los organismos multilaterales no son nada alentadoras. El FMI, que dicho sea de paso en los últimos años se ha quedado corto en sus proyecciones para Venezuela, estima que en 2019 el porcentaje de hiperinflación será de 10 millones. Si esto se cumple terminaremos diciendo que en el año 2018 éramos felices pero no lo sabíamos.

-Como lo expliqué antes, el saldo neto de exonerar del pago de ISLR a Pdvsa, filiales y empresas mixtas y, simultáneamente, aumentar salarios y otorgar bonos a tres millones de empleados públicos, es negativo y mantiene la inercia de emitir dinero inflacionario para poder cubrirlo.

-Las contradicciones de las medidas económicas aplicadas por el Gobierno agravan el déficit fiscal: las exoneraciones disminuyen los ingresos y los aumentos salariales incrementan los gastos. El déficit tiende a ser cubierto con desmesuradas emisiones de dinero por parte del BCV y esto propaga la hiperinflación que no solo vuelve sal y hagas los salarios, sino que también disuelve el ingreso fiscal que se causa en el ejercicio fiscal del año anterior, pero que se cobra al año siguiente.

-Por otra parte, la política monetaria restrictiva limita el crédito y contrae aún más la economía. Esto se traduce en una merma de los ingresos fiscales al caer la recaudación de aranceles, IVA e ISLR. Si el déficit fiscal se continúa financiando con emisión monetaria, la hiperinflación se agravará cada vez más.

-Este año habrá menos divisas para importar gasolina, materias primas, repuestos y maquinarias, lo cual golpeará aún más el aparato productivo y esto se traducirá en más escasez de alimentos, medicinas y de los bienes imprescindibles para la vida. Y como el producto más caro es el que no se consigue, está cantado que en 2019 seguirán aumentando los precios.

-La tendencia a proteger el ingreso de los hogares, empresas e instituciones a través de la compra de dólares acentuará las presiones sobre el mercado cambiario. Esta desesperación nos lleva a un círculo vicioso en el que el afán por convertir en dólares cualquier ingreso en bolívares genera una presión de demanda sobre el mercado cambiario que aumenta cada vez más el dólar paralelo. Y como esta es la tasa de cambio que se utiliza para determinar los precios, el alza del dólar paralelo se sumará a la emisión de dinero para agravar cada vez más la hiperinflación. Lamentablemente, lo malo es que en economía no se toca fondo y si no se aplican las medidas correctas, en su orden lógico y a la velocidad adecuada, las cosas se pueden poner cada vez peor.