En España las grandes empresas preparan miles de despidos y azuzan el fantasma de la crisis

La oleada de despidos

La oleada de despidos

La oleada de despidos que han anunciado las grandes empresas en sectores básicos de la economía, como el automóvil, la banca, la distribución o las telecomunicaciones, ha levantado todas las voces de alarma de quienes ven la sombra de una nueva crisis planeando sobre el país. No se puede asegurar que todo sea una operación concertada y cada uno de los ámbitos donde se prevén grandes ajustes de empleo tiene sus propias razones para hacerlo, pero para muchos analistas se trata de coincidencias que azuzan el fantasma de que, tras el fin de los vientos de cola de la economía, viene un nuevo periodo de recesión. 

Fábricas de coches, cadenas de ‘retail’, firmas de telecomunicaciones, bancos… compañías de diferentes sectores que no se han salvado de la quema de los, por ahora, más de 12.000 contratos de trabajo que se convertirán en cenizas. Despidos colectivos que tiene en mente atajar el Ejecutivo de Sánchez con la modificación de la reforma laboral, pero que por ahora sigue en tramitación. 

Por un lado, el cierre de minas de carbón acordado a finales de 2018 amenaza la economía de comarcas completas de Asturias y León, que también se han visto afectadas por movimientos de empresas como Alcoa, que aún tiene sobre la mesa la extinción de 686 contratos de trabajo entre las factorías de Avilés y Coruña. Pero no han sido los únicos.PUBLICIDAD

La energética Naturgy también anunció el recorte de hasta 2.500 empleos antes de 2022 hace solo unas semanas. Estos ajustes de plantilla serían consecuencia directa de la necesidad de la compañía para reducir 538 millones de euros en costes en el seno de su plan estratégico. Algo similar ha ocurrido en Vodafone, que anunció esta misma semana la reducción de su plantilla en unas 1.200 personas siguiendo con su estrategia ‘low cost’ de cara al futuro.  

El sector financiero no se libra y también espera una importante ola de despidos en 2019. El objetivo de los bancos es elevar su rentabilidad vía reducción de costes ante el actual escenario de bajos tipos de interés que se presenta. El ajuste ascenderá a más de 7.500 empleados, un 4% del total, según los últimos datos hechos públicos por el Banco de España.

Las primeras malas noticias ya han comenzado a salir a la luz. A mediados de diciembre, Unicaja alcanzó un acuerdo con los sindicatos para la salida de 760 trabajadores en un plazo de tres años. No obstante, a esta cifra habría que sumar unos 1.700 empleados más, si finalmente se concreta la fusión entre la antigua caja andaluza y Liberbank, según cálculos de los sindicatos.

Pero los recortes no se quedan solo en estas entidades. Caixabank, Santander, Evo Banco, Wizink… ninguna se libra. La entidad catalana, por su parte, constituyó esta misma semana la mesa de negociación de un ERE que los representantes de los trabajadores esperan que afecte a unas 2.200 personasSantander empezará a negociar en los próximos el ajuste de plantilla en su red en el marco de su integración con Popular. Según cálculos de la entidad que dirige Ana Botín, esta operación afectará a más de 2.700 personas.

Las pequeñas también se verán afectadas. Por ejemplo, la adquisición por parte de Bankinter de Evo Banco podría resultar en la salida de un centenar de empleados del ‘backoffice’ de esta última. Del mismo modo, WiZink acordó a finales de año la salida de 168 de sus trabajadores. Más allá de esto, otras firmas como Ikea, Land Rover, Ford o la cadena de ‘retail’ H&M, han anunciado reestructuraciones en sus plantillas a nivel europeo. Pese a ello, aún no se sabe en que medida afectará esta decisión a sus trabajadores españoles, que puede ser significativa.

Los movimientos de plantillas anunciados hasta el momento supondrán el despido de más de 12.000 trabajadores en todo el territorio nacional que, lejos de llegar a las cifras de los momentos previos a la crisis, suponen un revés para el mercado laboral que incluso ha llevado al Ejecutivo de Sánchez a modificar la tasa de paro prevista para este año y elevarla en dos décimas, hasta el 14%.

Deja un comentario