Cuánto azúcar puedes tomar al día (y no es tan poco como crees)

Quizá has visto un video en el que a un grupo de gente, tras salir de un supermercado, se les enseña cuánto azúcar tienen los productos que han comprado. Todos se sorprenden porque a primera vista parece imposible calcular qué alimentos de los que consumimos a diario la llevan. Algunos están bastante claros pero otros… ni siquiera podíamos sospecharlo.

Vivimos en una época en la que se nos machaca constantemente con lo malo que es el azúcar añadido. Que oxida. Que produce cáncer (como tantas otras cosas). Que deben tomarse medidas urgentes debido a la proliferación de la obesidad infantil, culpa de la sobrealimentación, el sedentarismo y… sorpresa, el enemigo al que nos referimos. Sin embargo también sabemos que debemos consumirlo en pequeñas cantidades, pero ¿cuánto debemos tomar realmente?

¿Es realmente perjudicial?

Los estudios demuestran que las personas que consumen demasiado azúcar tienen un mayor riesgo de sufrir presión arterial alta y colesterol, causas fundamentales de muchas afecciones crónicas. Pero, eh, recordemos que existe el azúcar «bueno», el natural, y la clave es que es muy difícil comer tanto azúcar natural como para que se convierta en algo perjudicial para el organismo.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Además, los alimentos que tienen azúcar natural, como la fruta y las verduras, también contienen antioxidantes y fibra que combaten las enfermedades, así que probablemente no estés comiendo el suficiente. Pero, volvamos a la cuestión, ¿cuánto es el suficiente? Este video de ‘Magnet‘ resuelve muchas dudas.

En el video expuesto anteriormente señala que la cantidad adecuada son 50 gramos, pero la Asociación Americana del Corazón explica que en realidad los hombres no deben comer más de 9 cucharaditas de azúcar añadido (36 gramos), mientras que las mujeres deben limitar su cantidad diaria a 6 cucharaditas (25 gramos). Las pautas dietéticas de la Organización Mundial de la Salud son un poco menos estrictas: un adulto puede tomar 12 cucharaditas aproximadamente. Para poner todo esto en perspectiva, una lata de bebida azucarada tiene 41 gramos. Son matemáticas, si tomas una bebida azucarada te queda poco espacio más para poder consumir más alimentos dulces.

Parece difícil seguir todo al pie de la letra, ¿no? Tampoco hay que obsesionarse porque puedes acabar como el don Quijote de la cuenta de calorías. Es tan fácil como recortar con cabeza. Si tomas muchas bebidas azucaradas probablemente puedas encontrar alternativas más bajas en este agregado. Ahora es muy sencillo conocer lo que contiene cada alimento.

Piensa antes de restringir de golpe el azúcar añadido, puede acabar siendo contraproducente

Aunque suene raro lo aseguran los nutricionistas: cortar por lo sano puede servir para muchas cosas de la vida, pero este no es el caso. Vetar un ingrediente o alimento en la dieta puede ser contraproducente porque, como todo lo que se nos prohibe, puede hacer que lo queramos más. Además el azúcar es esencial en la cocina: mantiene tiernos el pan y la repostería y queda de fábula con sabores salados y hasta ácidos. Si los restringes puede que tu comida acabe siendo un poco insustancial.

La clave también está en no ser vagos. Cocinar más hará que se disminuya la cantidad de azúcar en el acto. Aunque lo utilices en la cocina no te preocupes, será mucha menos de lo que puedas comer en la comida procesada o en un restaurante.