Asesinato de Xiomara sigue impune

Dieciocho días han transcurridos de su asesinato y familiares de Xiomara Ruiz (61) continúan esperando que las investigaciones que realiza el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc)  revelen las identidades de los asesinos de  su pariente.

La mujer fue asesinada a golpes el pasado 8 de enero dentro de su casa signada con el número 100-76, ubicada en la avenida 21 del sector Sabaneta. Sus asesinos se llevaron todo a su paso, desde electrodomésticos, hasta dinero y joyas.

Las primeras pesquisas revelaron que Ruiz fue asesinada la madrugada de ese día por unos delincuentes que irrumpieron en su residencia por la puerta de un baño; la única que no tenía protección.

Al parecer la mujer —a quien describieron con un fuerte carácter— habría reconocido a uno de los hampones y se enfrentó con él. 

Esta versión es la que hasta ese momento presumían los detectives que llevan el caso, sin embargo, hasta hoy  no se han tenido mayores detalles y tampoco el esclarecimiento definitivo de  este feminicidio.

El cadáver de Xiomara quedó tendido boca abajo, cubierto de sangre, en la parte trasera del inmueble.

Al parecer, y según versiones de los propios vecinos, una banda integrada en su mayoría por “delincuentes jóvenes” pudo ser la que perpetró el atraco y posterior asesinato.

Este sábado, la casa de Xiomara estaba cerrada, vecinos informaron que las dos hijas de la víctima “vienen de vez en cuando a limpiarla y tienen pensado regresar a Colombia en donde residen hace poco más de dos años, en cuanto se esclarezca el asesinato de Xiomara”.

Desde la sede de la policía científica ningún jefe policial se ha pronunciado más respecto al caso.

“Las investigaciones continúan, pero no podemos emitir ningún tipo de información para no entorpecer el rumbo que hasta ahora llevan”, son las palabras que se limitan a informar.