Documentación básica para emigrar

En todos los casos de solicitud de una visa de residencia permanente en el exterior, el interesado deberá cumplir con algunos pasos básicos que varían muy poco de un país a otro.

Los principales documentos que deben prepararse con suficiente tiempo son los siguientes:

documentosgrande210

Documentos de identidad
Títulos y diplomas académicos
Currículo para emigrar
Cartas de referencia laboral
Certificado policial
Demostración de solvencia financiera
Constancia de dominio del idioma
Fotografías
Formulario de solicitud
En algunos casos Examen médico
Legalización y traducción de documentos

Algunas recomendaciones
Emigrar requiere planificación. Seguir ciertas recomendaciones de base permitirá allanar el camino y evitar errores que pueden retrasar o encarecer el proceso:

• La tramitación de una solicitud de inmigración debe ser realizada únicamente ante las instancias correspondientes (embajadas o consulados). Agencias privadas, firmas legales o gestores, a menudo, facilitan los trámites consulares y proporcionan un manejo especializado de las gestiones. Sin embargo, el interesado debe llevar adelante personalmente cada uno de los pasos del proceso de salida, pues las autoridades migratorias así lo exigen.

• Resulta conveniente preparar la documentación básica con suficiente tiempo, al menos 6 meses antes de solicitar la visa. La tramitación de algunos papeles puede tardar semanas y hasta meses.

• Se recomienda manejar la información sobre los avances del proceso con prudencia y discreción, ya que no hay garantía de la aprobación y siempre toma muchos meses, incluso años, la respuesta definitiva. Además, debe evitarse tomar decisiones apresuradas. Por ejemplo, hasta no recibir la aprobación de la visa correspondiente, no se debe renunciar al trabajo ni vender o repartir los bienes.

• La búsqueda de información sobre el país de destino debe mantenerse durante todo el proceso. Mientras más datos útiles se obtengan, más posibilidades habrá de lograr una efectiva integración.

• Resulta muy provechoso seguir estudiando los idiomas del país de destino durante la larga espera de aprobación de una visa. El idioma es clave para la integración y búsqueda de empleo.

• Una buena ocupación para el futuro inmigrante durante los meses de espera de la aprobación de la visa es hacer “networking on-line”. Establecer contacto con otros inmigrantes que ya hayan vivido la experiencia o que ya estén establecidos en el país de destino.

• Algunos especialistas en integración afirman que los mejores meses del año para emprender la salida definitiva del país de origen, son aquellos posteriores a las fiestas familiares o religiosas más importantes, pues durante esas épocas las personas suelen estar muy sensibles y tener el ánimo, en general, muy vulnerable para partir.

Un buen consejo es viajar después de las celebraciones de Navidad y Año Nuevo, o después de celebrar un cumpleaños familiar importante, como el de los progenitores o el del propio interesado. También se recomienda evitar los meses de invierno para llegar al nuevo país. Primavera y verano suelen ser las estaciones privilegiadas para iniciar la vida en la destinación elegida.

• Los trámites deben iniciarse con tiempo. También se deberá traducir la documentación requerida al idioma del país de destino, así como registrarla y legalizarla.

• Conveniente tener respaldos en formato de fotocopias o de escáner digital de todos los documentos personales. No se deben entregar documentos originales al consulado ni a los asesores de inmigración. Solo se deben proporcionar copias.

Documentos de Identidad

El primer paso a la hora de iniciar un proceso migratorio es tener vigentes los principales documentos de identidad. Esta exigencia aplica para todos los miembros de la familia, incluyendo a los menores de edad.

Se menciona como la primera acción a emprender en el plan migratorio, puesto que, en algunos casos, obtener estos documentos por la primera vez o simplemente actualizarlos puede tomar varias semanas. Además, a veces se requiere que sean notariados.

Los principales documentos de identidad son los siguientes:

Pasaporte
Debe estar vigente con al menos 2 años de validez y con suficiente espacio en blanco para colocar una visa. En caso de no tenerlo al día, es vital comenzar a realizar este trámite cuanto antes, debido a que en algunos casos puede demorar varias semanas. Un buen consejo es fotocopiarlo completamente antes de entregarlo a las autoridades de inmigración, para prevenir ante posible extravío o por si se deba realizar algún reclamo.

Cédula de Identidad o Documento Nacional de Identidad (DNI)
Se trata del documento, personal e intransferible, que permite la identificación de un ciudadano y el libre tránsito en la jurisdicción de una nación. Incluye la fotografía y los principales datos personales del portador.

En algunos países se le denomina Documento Único de Identidad (DUI) o Documento Personal de Identificación (DPI). En México, se utiliza la Clave Única del Registro de Población (CURP).

En cualquier caso, este documento debe estar vigente y con datos actualizados.

Carta de conscripción militar, tarjeta del servicio militar o libreta militar
Es un documento de identificación expedido por el ministerio o secretaría de Defensa de un país. Generalmente es obligatorio para todos los hombres en edad de servicio militar, es decir entre los 18 y los 40 años, aproximadamente. En algunos casos, también es obligatorio para las mujeres. Conviene a todo interesado en emigrar, poseer este documento al día.

Partida de nacimiento o certificación de nacimiento
Es el primer documento de identidad de un ciudadano. Lo expide el Registro Civil o Consular correspondiente y da fe del nacimiento de la persona. Debe incluir la fecha, lugar y hora del nacimiento, el sexo del portador, y la identificación de los progenitores. Para efectos del trámite migratorio, este documento debe estar perfectamente legible y notariado. Algunos países exigen que el interesado en emigrar solicite una copia certificada del documento original, la cual debe ser igualmente notariada.

Títulos y diplomas académicos

Al iniciar un proceso de emigración como trabajador calificado o en cualquier otra categoría, el candidato debe estar en capacidad de probar sus calificaciones académicas mostrando los documentos originales de los diplomas, certificados o títulos de estudio que haya obtenido durante toda su vida.

Deben presentarse los siguientes diplomas: título de educación secundaria, título de estudios técnicos o universitarios de pregrado y postgrado y cualquier otro título académico que se posea, incluyendo los diplomas y constancias de cursos de idiomas.

Resulta deseable que los diplomas cuenten con la firma de la más alta autoridad académica de la institución de enseñanza que los expidió.

Asimismo, conviene que hayan sido legalizados y traducidos al idioma del país al que se aspira a emigrar.

En algunos casos, deben ser notariados o apostillados por la autoridad consular del país de destino.

El cónyuge y los hijos del candidato deben también presentar sus respectivos diplomas académicos.

Si se poseen afiliaciones a colegios profesionales, conviene tener al día los documentos probatorios de la respectiva membresía. Pueden ser demandados por las autoridades de inmigración o simplemente pueden ser aportados como evidencias de las credenciales académicas y profesionales del solicitante de una visa de trabajo.

Currículo para emigrar

Se debe preparar un curriculum vitae, al día y que presente la información más relevante de la carrera académica y profesional. Debe ser presentado en el idioma oficial del país al que se desea emigrar.

Las técnicas modernas de redacción de perfiles profesionales indican que es preferible ser conciso y escribir un currículo de menos de dos páginas. Esta modalidad es conocida como “Resumé”.

Es conveniente colocar una breve descripción de algunos proyectos específicos de trabajo que demuestren la capacidad de liderazgo, las competencias en un área específica, la capacidad para resolver problemas o tomar decisiones, o el nivel de responsabilidad que poseía el candidato.

La información más reciente debería estar colocada al comienzo, incluso seleccionando aquello que será de interés para el trabajo o el país al que se esté optando. Deben eliminarse datos muy viejos o superfluos, en orden de ganar más espacio para la información importante.

Acerca de la mejor manera de redactar el currículo, debe recordarse escribir con precisión, sencillez y veracidad. Hay muchas formas de hacer un currículo, pero básicamente hay dos tipos de estructura que sirven de guía: la cronológica y la funcional.

El curriculum vitae cronológico es el modelo más utilizado porque permite al seleccionador ver rápida y claramente lo que el candidato ha hecho. Este modelo presenta la información partiendo de lo más reciente a lo más antiguo, o viceversa.

El curriculum vitae funcional no sigue una progresión cronológica, sino que permite destacar los logros más relevantes y los aspectos más valiosos de la formación académica y la experiencia profesional. Este esquema permite omitir períodos de desempleo, la permanencia en puestos no relevantes, o frecuentes cambios de trabajo.

Además de los datos básicos de estudios y experiencia de trabajo, se deben destacar las competencias específicas y distinciones recibidas (idiomas, dominio de un oficio o herramientas y técnicas novedosas), el adiestramiento especializado (cursos formales o aprendizaje por experiencia y en el lugar de trabajo) y las actividades de interés personal (deportes, gustos y pasatiempos ).

A algunas versiones de currículos llevan en la esquina superior derecha la fotografía digital impresa, lo cual hace que el documento sea aún más completo. Sin embargo, la fotografía no es un elemento imprescindible para este documento; de hecho, en ciertos países, como Canadá, Australia o Estados Unidos, se recomienda la no inclusión de la fotografía del candidato para evitar posibles casos de discriminación.

También para escapar de la posible discriminación, en los currículos que se entregan por motivo de trabajo en la mayoría de los países desarrollados no es condición imprescindible colocar datos sobre edad, sexo, raza, estado civil o religión. Los modelos que presenta MeQuieroIr.com, excluyen estos datos. Si se considera necesario, se pueden agregar a la estructura, en la parte de datos biográficos.

Debe evitarse escribir datos que se puedan respaldar con la debida documentación o que no se puedan sustentar en una entrevista personal. Es conveniente tener al día los respaldos (originales y copias) de los documentos más importantes, como diplomas, certificados, cartas de referencia, etc.

Se presentan a continuación varios modelos de currículos que pueden adaptarse a diferentes perfiles profesionales. (Disponibles en inglés y español). Estos modelos han sido preparados tomando en cuenta estándares internacionales (códigos completos de teléfonos, direcciones de correo electrónico, referencias al país de origen, etc).

Los datos colocados en estos modelos son totalmente ficticios y se presentan únicamente a modo de ejemplo. Cualquier semejanza con personas o instituciones reales es meramente coincidencia.

Documentación para estudiar en el exterior

Para solicitar una visa de estudiante, el interesado deberá cumplir con algunos requerimientos básicos. Es aconsejable ir preparando la documentación necesaria con suficiente antelación. Los principales requisitos son los siguientes:

documentos_joven

Algunas recomendaciones
Aunque el proceso de aprobación de una visa de estudiante es relativamente sencillo, en especial, si se le compara con la solicitud de una visa permanente de trabajo, existen algunos consejos básicos que bien pueden ayudar a evitar errores que demoren el proceso:

• La tramitación de la visa de estudiante debe ser realizada únicamente ante las instancias oficiales correspondientes (consulados o embajadas). Generalmente, la información fundamental para iniciar el proceso de solicitud se puede conseguir de manera gratuita en los organismos oficiales correspondientes.

• No se deben enviar documentos originales al exterior sino copias, únicamente. Se sugiere tener respaldos en formato de fotocopias o de escáner digital de todos los documentos personales.

• Deben evitarse las decisiones apresuradas. Por ejemplo, no se debe renunciar al trabajo ni hacer arreglos para el viaje, hasta no recibir la confirmación de aceptación por parte de la universidad y la propia visa de estudiante.

• La solicitud de la visa puede tomar varios meses. Se estima que el proceso de partida a otro país puede tardar entre 1 año y 1 año y medio como mínimo. Por lo tanto, se sugiere tomar las precauciones necesarias para evitar retrasos. Algunos estudiantes pierden valiosas oportunidades de admisión en centros educativos o de obtención de financiamiento económico por no iniciar sus trámites de emigración con suficiente antelación.

• Las universidades del exterior promueven activamente su oferta académica para captar el mayor número de estudiantes internacionales, pues los extranjeros suelen pagar una matrícula más costosa que los nacionales. La población estudiantil extranjera constituye una fuente importante de ingresos para los centros educativos. Por esta razón, es recomendable e importante investigar y comparar entre todas las opciones de países e instituciones académicas. Conviene tomarse el tiempo necesario para evaluar las posibilidades de estudio y las ventajas competitivas de cada universidad.

• Conviene saber que después de los sucesos del 11 de septiembre de 2001, en Estados Unidos, y otros actos terroristas, los países receptores de extranjeros, en Norteamérica y Europa, exigen estrictos controles de seguridad para los estudiantes internacionales. Las universidades han incorporado mecanismos de seguimiento de extranjeros portadores de una visa de estudiante para confirmar que asisten a clases. Las autoridades, además, pueden exigir notificaciones y actualizaciones constantes de los datos básicos de identificación y ubicación del estudiante, como el lugar de residencia.

Certificado policial

Por razones de seguridad, la mayoría de los países receptores de inmigrantes exigen que el interesado presente una carta policial de buena conducta que compruebe que no se presentan antecedentes criminales.

Este documento es conocido como certificado judicial, certificado policial, certificado de antecedentes penales, carta de buena conducta o récord policivo.

Deben presentarlo todos los miembros del grupo familiar mayores de edad.

Generalmente, se trata de un procedimiento sencillo que debe solicitarse ante la prefectura o la dependencia policial correspondiente a la jurisdicción en la que habita el interesado.

Si el candidato a emigrar ha tenido residencia fija en varios países (por más de 6 meses), deberá presentar el certificado de antecedentes penales correspondiente a cada país en el que habitó.

Dependiendo de su destino, se podrá exigir al futuro emigrante el certificado policial emitido por la Interpol o incluso por el FBI.

Este documento suele tener una validez de 3 meses, por lo que puede pasar que se exija presentarlo dos veces a lo largo del proceso migratorio: al momento de iniciar la solicitud de visa y después de que esta ha sido aprobada.

Los requisitos que habitualmente se exigen para la expedición de este documento son:

  • Original y fotocopia de la cédula o documento nacional de identidad.
  • Fotocopia de alguna factura de servicio (luz, teléfono, agua, etc.) que se encuentre a nombre del solicitante y que confirme su dirección de habitación exacta.
  • Dos fotos tamaño carnet, recientes.
  • Una carta de solicitud (en algunos países se exige que lleve el sello de un abogado).

Muchas veces se exige que este documento sea legalizado y notariado o apostillado en la oficina consular del país al que se desea emigrar.

Adicionalmente a la presentación del certificado policial, pueden presentarse referencias personales solicitadas a algún miembro de la comunidad académica (un antiguo profesor) o empresarial (un antiguo empleador) y hasta a algún amigo (que no sea familiar) o vecino (el presidente de la junta de condominio de tu edificio).

Todos los documentos presentados constituirán la prueba de que el candidato carece de antecedentes criminales que puedan poner en riesgo la aprobación de la visa.


Deja un comentario