La mafia del gas impera en Mérida

Habitantes de cualquier sector habitacional merideño ante la falta de
distribución del gas licuado doméstico por parte de las Empresas
Distribuidoras, han optado por trancar las vías de acceso a sus comunidades
como medida de presión, para ver si logran el suministro del  producto, cansos de ser víctimas del
bachaqueo especulativo, que a todas luces pone en evidencia que la mafia del
gas impera en Mérida.

Los tentáculos de la mafia del gas, se mueven a diario, entre
bachaqueros, repartidores y quizás propietarios de las Distribuidoras del gas
licuado doméstico ya que los merideños al requerir el suministro del codiciado
producto, vía telefónica o personalmente a cualquiera de las Empresas sea
Arsugas, Busgas, Mattera Gas, Mérida Gas, PDVGAS, les dicen “no hay gas pero si
pueden vayan a la planta de llenado” y la necesidad les hace anochecer o
madrugar, exponiendo su humanidad en una cola, aparte de pagar por un puesto,
lograr le llenen el cilindro o para cuando a los mafiosos bachaqueros lo
decidan.

La rayada excusa de que no hay gas, que los camiones están parados por
falta de aceite, cauchos, etc., se contradice cuando se observa un camión
cargado de bombonas, circulando por la ciudad, estacionado en esquinas
estratégicas, conductor y ayudante cobrar lo que se les antoja por el producto,
aprovechándose de la necesidad del pueblo y supuesta escasez, que pareciera
orquestada, toda vez que en las Empresas Distribuidoras, le dicen que no hay
gas pero los camiones andan por ahí, cuyos operarios las venden a precios
exorbitantes, hasta prometen traérselas a sus viviendas, si les dan lo que les
piden.

La situación es por demás intolerante, ha llevado a los merideños a
trancan las vías,  exponiéndose a la
represión policial, como medida de presión cuyo clamor generalizado es “qué nos
traigan el gas”, respuesta que no llega como debiera ser, ante la mirada
indiferente de las autoridades competentes, en fin, en Mérida, no hay gobierno
que valga.

 

Giovanni Cegarra, GC. CNP. 2229

Seguir leyendo en el medio que originalmente publicó la noticia