Ajustes de precios tardíos en el sector no transables agravan la inflación

Estando cerca de cumplir un año en hiperinflación, ninguna de las medidas tomadas por el Ejecutivo ha podido contrarrestar la situación actual. En Econométrica, se estimó que en septiembre, la inflación alcanzó un nuevo máximo histórico ubicándose en 255,8%.

Esta fue impulsada principalmente por los aumentos de precios que sufrió el sector no transable, específicamente por el comportamiento exhibido en servicios de educación y comunicaciones. Según Jeffrey D. Sachs, un bien o servicio no transable son aquellos que solo pueden consumirse en la economía que lo produce, y no pueden exportarse ni importarse.

Inflación mensual de servicios de educación y comunicaciones

En el Gráfico N° 1, se puede visualizar la variación de precios mensual de servicios de educación y comunicaciones, desde enero hasta septiembre de 2018.

En cuanto a servicios de educación, en septiembre la variación mensual fue de 2.981%. Esto implica un aumento de precios de 30 veces aproximadamente, con respecto al mes anterior. Por su parte, agosto es un mes en el cual servicios de educación sufre poca variación, debido a que es época de vacaciones. En septiembre, inicia un nuevo año académico, en el cual se da un importante aumento de precios. Pero, esta vez, el incremento de septiembre vino impulsado por el fuerte aumento del salario mínimo, ya que este posee un importante peso en la estructura de costos de servicios de educación, y esto se vio reflejado en la alta tasa de inflación que registro este servicio.

En relación a comunicaciones, en septiembre la variación mensual fue de 2.511%. Esto implica un aumento de precios de 26 veces aproximadamente, con respecto al mes anterior. Los precios en este grupo se encontraban rezagados desde hace mucho tiempo, y tras la reconversión monetaria se hizo necesario generar ajustes importantes, ya que con la eliminación de los cinco ceros a la moneda, dichos precios quedaron insignificantes. Por ello, los ajustes que se debieron dar en comunicaciones fueron de tal magnitud. Pero aun así, las tarifas siguen siendo insignificantes a niveles internacionales. Además, en comparación con el salario mínimo, el costo de la mensualidad por telefonía celular representó aproximadamente 3% del mismo, mientras que servicio de internet represento 1,4% aproximadamente. Lo cual refleja el bajo peso que tiene la adquisición de este servicio dentro del salario del venezolano.

Finalmente, tras una inflación de cuatro dígitos en servicios de educación y comunicaciones, aun no se puede decir que sus precios se acercaron a los precios internacionales, más bien aún siguen muy rezagados. Por ende, si no ocurren constantes aumentos en este sector se hace inviable su operatividad.

Autores: María Daniela De Andrade /Gabriel Velásquez

(Departamento de Investigación Económica de Econométrica)

Seguir leyendo en el medio que originalmente publicó esta noticia