Pérez Martí afirma que “el Gobierno se está cayendo solo”

Imagen referencial

(A Todo Momento) — El exministro de Planificación, Felipe Pérez Martí, ha afirmado que el gobierno de Nicolás Maduro está debilitado y que sociedad civil tiene el poder para derrotarlo. Reseñó La Nación

—¿ Qué es el Movimiento Libertadores?

—El ML es la parte de la sociedad civil que realizó la Consulta Ciudadana del 16 de julio de 2017. Así como nuestro gobierno está escribiendo páginas en los libros de historia, como lo que nunca más se debe hacer en todo el mundo, actos como el 16-J marcan esa misma historia en sentido positivo: jamás había ocurrido que la propia sociedad civil, sin participación del Gobierno, organice un evento de este tipo, donde el soberano se manifestó, de manera pacífica y civilizada, para expresar su voluntad política mediante el voto, en presencia de un gobierno dictatorial que niega el ejercicio de esos derechos políticos -respondió-.

–¿Por qué el ML está promoviendo asambleas ciudadanas en el Táchira?

—La idea es tener en el país una organización de la sociedad civil que actúe políticamente -con P mayúscula-, para que defienda sus propios intereses en esta materia. En una verdadera república, debe ser el soberano (sociedad civil, el pueblo, como lo llamemos) el dueño del país. Y los partidos deben ser los empleados de ese dueño. Como en una empresa: los que mandan, o deberían hacerlo, son los accionistas.

—Los gerentes son designados por ellos para llevar la empresa de la mejor manera, representando sus intereses. Cuando los gerentes se adueñan de la empresa y actúan para servirse a sí mismos, y no a los dueños, las cosas empiezan a funcionar mal -dijo-. Afirmó que eso es lo mismo en política. “En Venezuela, sobre todo como producto del rentismo petrolero, lo que hemos tenido es una partidocracia, no una democracia. Que se ha transformado en cleptocracia (donde el poder lo tienen los delincuentes). Sobre todo con Chávez y con Maduro. Pero esto es una realidad desde antes, incluso”.

. Capturan los gobiernos de turno, y también las oposiciones de turno, para usufructuar lo que en teoría debería pertenecer a la gente, a los venezolanos. Por tanto, el soberano debería organizarse para hacer respetar sus derechos. Para sacar a un gobierno que no solo no lo representa, sino que lo pretende esclavizar, explotando su propiedad como nunca antes. Pero también para empezar a controlar, a poner a derecho, a los partidos que dicen querer representarlo en una nueva gestión gubernamental, pero que no actúan para servirlo, sino para servirse a sí mismos -repuso-.

—Pero usted, como ministro de Planificación y jefe del gabinete económico con Chávez, durante once meses (entre 2002 y 2003), ¿también no es responsable de esta debacle político-económico-social?

—Buena pregunta,  realmente salí con la frente en alto. Propuse e impulsé una economía de mercado. Con un Estado regulador y con justicia y solidaridad social. De hecho, el régimen cambiario que impulsé, de flotación limpia, de mercado puro y duro, ha sido el más exitoso de nuestra historia. Pero duró solo cinco meses. Pues luego vino el paro petrolero, que desbarató lo que yo impulsé, a pesar de que traté de llegar a acuerdos con el sector privado y la oposición. Cuando yo decía que si la gente cree que la cosa va a ir bien, la cosa va bien, hablaba en serio: si los agentes económicos se coordinan y generan expectativas adecuadas, lo que ocurre es lo que creen. Pues actúan en consecuencia. Y son sus acciones las que producen lo esperado, sus creencias se transforman en profecías autocumplidas -aseveró-.

“El caza rentismo es muy fuerte”

Dijo que para eso tenía que hablar con los líderes de opinión, “en el sector privado, y en la oposición. Noo solo bastaba un buen plan (que yo llamé “Plan de Consenso Nacional”). No funcionó la apertura que Chávez demostró con mi nombramiento, un economista del IESA, graduado en Chicago. No querían una economía de mercado, realmente. Sino seguir con el ‘caza rentismo’. Ahí fue cuando me di cuenta de que el entramado de intereses del ‘caza rentismo’ era demasiado grande en Venezuela”. “Fueron los que en realidad sacaron a Carlos Andrés Pérez en su segundo mandato, que quería arreglar la economía, como yo mismo. Y son los enemigos nuestros ahora, contra los cuales debemos organizarnos, la sociedad civil autónoma, representativa de los dolientes, más allá de los partidos. Para que los partidos la sirvan realmente, como debe ser en una democracia verdadera”.


Seguir leyendo en el medio que originalmente publicó esta noticia

Deja un comentario