La NASA lanzará al espacio un nuevo satélite destinado a buscar planetas que podrían ser habitables


La NASA, a punto de lanzar a su nuevo cazador de planetas habitables
La nave TESS buscará mundos prometedores en tránsito alrededor de 200.000 estrellas brillantes

Alrededor de las doce y media de la noche (hora peninsular española) la NASA lanzará al espacio desde la Estación de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral (Florida) un nuevo satélite llamado TESS(Transiting Exoplanet Survey Satellite), destinado a buscar exoplanetas, mundos fuera de nuestro Sistema Solar, especialmente aquellos que podrían ser habitables. La nave examinará 200.000 de las estrellas más brillantes para intentar descubrir si algún planeta pasa por delante de ellas bloqueando parte de su luz, un minieclipse llamado tránsito.

TESS volará a bordo de un cohete Falcon 9 de SpaceX. Los científicos esperan que la misión catalogue miles de candidatos planetarios y aumente enormemente el número actual de exoplanetas conocidos, que ya se acerca a 3.000 (¡y creciendo!). De estos nuevos objetivos, se espera que aproximadamente 300 sean del tamaño de la Tierra y supertierras, mundos que no superan el doble del tamaño del nuestro.

El satélite inspeccionará todo el cielo en el transcurso de dos años dividiéndolo en 26 sectores diferentes, cada uno de 24 grados por 96 grados. Las poderosas cámaras de la nave espacial observarán cada sector durante al menos 27 días, mirando a las estrellas más brillantes con una cadencia de dos minutos.

Las estrellas que TESS estudiará son entre 30 y 100 veces más brillantes que las observadas por la nave Kepler, la famosa cazadora de planetas, lo que permitirá observaciones de seguimiento mucho más sencillas con telescopios terrestres y espaciales. TESS también cubrirá un área del cielo 400 veces más grande que la monitoreada por Kepler.

Tamaño y órbita
El nuevo satélite utilizará un método de tránsito para localizar planetas extrasolares. Es decir, se fijará en sutiles descensos en la luz visible de las estrellas cuando los planetas se «crucen» por delante en nuestra línea de visión. Las inmersiones repetitivas y periódicas pueden revelar un planeta o varios en órbita. La fotometría de tránsito, que analiza cuánta luz elimina la presencia de un objeto en un momento dado, puede revelar el tamaño de ese planeta. Al observar cuánto tarda en orbitar su estrella, los científicos también pueden determinar la forma de su órbita y cuánto tiempo le lleva el rodeo.

TESS creará un catálogo de miles de candidatos a exoplanetas utilizando este método de fotometría de tránsito. Después de compilar esta lista, la misión realizará observaciones de seguimiento basadas en tierra para confirmar que los candidatos son verdaderos exoplanetas y no falsos positivos. Estos telescopios terrestres colaborarán con otros para medir las masas de los planetas. Usando el tamaño del planeta conocido, la órbita y la masa, los investigadores podrán determinar sus composiciones: si son rocosos (como la Tierra), gigantes gaseosos (como Júpiter) o algo aún más inusual. El seguimiento adicional con misiones en tierra y en el espacio, incluido el futuro Telescopio Espacial James Webb de la NASA, también permitirá a los astrónomos estudiar las atmósferas de muchos de estos planetas.

Fuente:Diario ABC

Seguir leyendo en el medio que originalmente publicó esta noticia

Deja un comentario