Suscríbete por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 34.787 suscriptores

EL PLAN CONEJO


EL PLAN CONEJO

Si no tienen pan que coman conejo, la propuesta de Maduro ante escasez de alimentos en Venezuela

Son bonitos y tiernos pero más que mascotas el régimen de Nicolás Maduro ve el conejo como una solución a la severa escasez de alimentos que aflige a Venezuela y contempla un plan para su crianza masiva.
La estrategia – basada en la alta fertilidad del roedor – llevaría al lanzamiento de un programa gubernamental para repartir parejas de los animalitos a distintas comunidades, con las esperanzas de que estos comiencen a reproducirse, bueno, precisamente como conejos, explicó el ministro de Agricultura Urbana, Freddy Bernal.
Una coneja pare aproximadamente diez o doce conejitos, al final se crían ocho. En dos meses y medio tenemos un conejo de dos kilos y medio”, argumentó Bernal, durante su presentación en el consejo de ministros transmitido por la televisión estatal.
Según los cálculos del ministro, cada coneja podría estar produciendo alrededor de 80 conejitos al año, los cuales a su vez pronto tendrían un efecto multiplicador en el país.
Bernal, sin embargo, reconoció que la ejecución de la iniciativa tiene sus obstáculos, siendo el principal de ellos la apariencia tierna y adorable del mamífero.
Hay un problema cultural, que nos han enseñado que el conejo es una mascota bien bonita. Y sin duda alguna que el conejo es un animal bonito, es verdad, pero el conejo” podría ser una solución, aseveró Bernal.
Tenemos que tener una campaña de radio, prensa, televisión, caricaturas, por todas partes para que el pueblo entienda que el conejo no es una mascota, sino que son dos kilos y medio de carne, con alta proteína y sin colesterol, puesta en la mesa del venezolano”, manifestó el ministro.
El Plan Conejo”, como luego fue bautizado por el propio Maduro, se une a una nutrida tradición de estrategias extravagantes anunciadas por el régimen socialista de Caracas para tratar de involucrar a la población directamente a cultivar o criar directamente los alimentos de la sociedad.
Previamente el gobierno, había lanzado una iniciativa para llevar a los residentes de los grandes centros urbanos a construir gallineros verticales en sus casas y apartamentos, como una manera de compensar la escasez las dificultades de la población para conseguir comida.
El compromiso gubernamental para promover ese tipo de iniciativas, que también contempla propuestas para el desarrollo de la agricultura urbana, puede verse en la existencia del ministerio encabezado por Bernal, pero es muy poco lo que han conseguido para superar la crisis de escasez provocada por el colapso del modelo socialista emprendido por el chavismo.
La escasez de comida está afectando dramáticamente la salud de los venezolanos.
Según la Encuesta de Condiciones de Vida (Encovi), el 74% de los venezolanos ha perdido un promedio de 8.7 kilos de peso (casi 20 libras) durante el último año, al tiempo que el 32.5% de los venezolanos, incluidos niños y ancianos, comen dos o menos veces al día.
La encuesta –elaborada por las universidades Simón Bolívar, Católica Andrés Bello y Central—muestra que un 93 por ciento de los venezolanos aseguran que el sueldo que reciben es insuficiente para cubrir sus necesidades de alimentos.
De la misma manera, el estudio muestra que el 82% de los hogares del país viven en pobreza, lo que ha obligado a las familias a cambiar de dieta, dejando a un lado proteínas animales y reemplazándolas por harinas, arroz y tubérculos.
Antonio María Delgado @DelgadoAntonioM

“Las imágenes que salen en la portada, no son de responsabilidad del autor del escrito”
Enviar este artículo a tus seguidores
Otro artículo relacionado que le gustará leer, haciendo click en la imagen


Esta noticia fue publicada por Editor

Compártelo!

Deja un comentario

Nuestra red de noticias no trabaja por ningún fin económico, solo queremos vencer la censura impuesta por el régimen venezolano en tiempos de crisis.