LA LUNA (Reina y señora de la noche)

Astrología: Qué significa la Luna.

En 1969 la tecnología humana en un esfuerzo económico sin precedentes envió a tres hombres enlatados al natural hacia la luna en tan solo una semana, con el  programa norteamericano Apolo. Tan sólo a unos 360.000 km., y aunque desde aquí nos parece mucho más cercana, 30 días completos de viaje en un avión de línea serían necesarios para llegar hasta allí. Imaginen pasar un mes a bordo de un avión para poder llegar a ella, o cinco meses en un tren común de pasajeros.  La luna es la vigilante eterna y muda ya sea sobre el negro manto de la noche ella ilumina nuestros rostros. Ella rige las mareas, los partos y los crecimientos. Influye en la meteorología de la Tierra como cualquiera puede verlo aún mirando hacia sus pies en el suelo, porque astronómicamente está acá nomás como bien se nota.

La Luna es nuestro más básico modo de actuar, es lo que comúnmente llamamos instinto de supervivencia. Cada uno reacciona ante las diferentes cosas de su devenir diario inconscientemente por medio de la energía lunar y de la propia modalidad que ella lleva impresa. Astrológicamente la Luna representa nuestros más básicos mecanismos de supervivencia física y psicológica. Rige por sobre los sistemas autónomos de nuestro cuerpo, los que hacen que nos mantengamos vivos pese a no mediar en ellos nada de nuestra atención consciente. La Luna es la que hace que respiremos y que la sangre fluya nutriendo cada célula de nuestros cuerpos sin que tengamos que pensarlo siquiera, es la que nos moviliza a comer, a beber, evacuar y reproducirnos.

La energía lunar es una parte muy importante en el tratamiento y diagnóstico de las enfermedades para la medicina, y continuada hasta nuestros días por distintas ramas de ella. Ésta se ve representada en el lenguaje astral que aquí utilizamos por el signo zodiacal en que se encontraba al momento de nacer. Esta misma modalidad es la que tiñe y conforma gran parte de la personalidad que nos caracteriza y por medio de la cual somos fácilmente identificados y reconocidos por los otros. Aún hoy día se sigue su rastro en el cielo para saber los tiempos de la siembra y la cosecha, el momento de las pariciones del ganado, y para dar cuenta del desarrollo y crecimiento de los fetos y el tiempo de los partos. Algunos estadistas dan cuenta de la notable variación del índice de criminalidad y violencia, o del consumo, según sea su fase celeste.

La Luna, como vemos, es una presencia muy importante en nuestra cultura y desarrollo humanos, más no le dedicamos mucha de nuestra atención consciente. Lentamente nos fuimos separando de ella absorbidos por nuestros intereses mundanos, sin ver la importancia a veces sutil, pero decisiva, que ella tiene en esos mismos asuntos. Para comenzar, sin ella nosotros no estaríamos siquiera aquí. Según la moderna concepción cosmogónica, el nacimiento de nuestra Luna fue lo que posibilitó en desarrollo de la vida en la Tierra.

Comentarios

comentarios

Esta noticia fue publicada por Redacción Caracas

Compártelo!

Deja un comentario

Nuestra red de noticias no trabaja por ningún fin económico, solo queremos vencer la censura impuesta por el régimen venezolano en tiempos de crisis.

Visita nuestras redes sociales