EL EXTRAÑO CASO DE LA FISCAL LUISA ORTEGA DÍAZ

El extraño caso de la fiscal Luisa Ortega Díaz

Dra Luisa Ortega Díaz, el pasado 16 de febrero usted viajó a Brasil a una reunión de fiscales Latinoamericanos para acordar mutua colaboración en la persecución de la trama corrupta de Odebrecht y allí firmó un convenio con el Fiscal General de allá, Rodrigo Janot, entre otros. En dicho convenio se acordaron ocho puntos entre los que están: Crear equipos conjuntos para la investigación, trabajar en la recuperación de activos para la reparación de los daños, y aunque en Venezuela se especuló que su asistencia a tal acto solo era para espiar y alertar al gobierno de Venezuela sobre los detalles de las investigaciones, muchos esperamos que tal especie no sea cierta, pero se requiere demostración fehaciente de lo contrario.
Venezuela es el único país donde no se ha producido ninguna información del Ministerio Público respecto a la investigación, lo único que usted ha dicho es que solicitó la detención de una persona a la cual ni identificó. Se le recuerda que en Venezuela se le contrató a Odebrecht grandes obras por mas de 20 mil millones de dólares que fueron pagados sin que se ejecutaran y que actualmente están abandonadas. El Departamento de Justicia de EEUU publicó un informe donde se asienta que entre los años 2006 y 2015 funcionarios venezolanos recibieron de Odebrecht 98 millones de dólares de sobornos para la adjudicación de esas obras, pero no se ha recuperado ni un solo dólar, no hay ni un solo preso, ni siquiera usted ha llamado a declarar a los ministros ni a los demás altos “camaradas” que todo el mundo sabe que están implicados en esos robos.
En los demás países se producen actos concretos y ofrecen información, por ejemplo, en Brasil pusieron en prisión al presidente de la empresa Odebrecht y lo condenaron a 19 años de cárcel, se formularon cargos contra el expresidente Lula y la empresa se obligó a pagar multas a EEUU y Suiza por 3.500 millones de dólares. En Colombia se ha dado cuenta de detenciones de varios altos funcionarios e incautaciones de bienes. En Ecuador el Fiscal firmó un acuerdo con Estados Unidos para asistencia penal en la investigación y congelaron 40 millones de dólares a la constructora. En Perú la fiscalía celebró un acuerdo con Odebrecht para la devolución de dinero de lo cual adelantó 8,9 millones de dólares, tienen en la cárcel a 7 altos funcionarios, han dictado detención a un ex presidente y han llevado a declarar a otros dos ex presidentes.


En República Dominicana se hizo un acuerdo entre la Procuraduría (Fiscalía) y Odebrecht según el cual esta devolvería el doble del dinero que se repartieron en sobornos para un total de 184 millones de dólares. En Panamá el gobierno canceló los contratos hasta que se devuelva los dineros sustraídos, la fiscalía ha formulado cargos a 17 funcionarios. En Argentina se abrió una investigación respecto a los contratos de tres grandes proyectos en los que se reportaron beneficios de 278 millones de dólares para Odebrecht cuyo reintegro ha sido exigido, se ha acusado al jefe de los servicios de inteligencia y al Secretario de transporte haber recibido sobornos. En contraste, Venezuela, que es el segundo país con mas dinero entregado en sobornos, y el primero en cantidad de obras adjudicadas, solo se sabe que usted, señora Fiscal, pidió arrestar a una persona, aún no identificada ni detenida, pero, lo peor es que ni siquiera se ha podido conocer los contratos firmados con Odebrecht, los tienen en secreto, pues violaron la obligación de la aprobación previa de la Asamblea Nacional como lo manda la CRBV. Transparencia Venezuela presentó 17 demandas en el TSJ para que se mostraran los contratos y en un solo día dictaron 17 sentencias negándolo.
Ahora ha aparecido un nuevo ingrediente, dos condenados en Brasil por el caso Odebrecht se acogieron al beneficio de la delación premiada para obtener una rebaja de pena y delataron que Maduro siendo Canciller les entregó 11 millones de dólares en efectivo en Caracas, allá él pasó a ser otro indiciado en el hecho.
Que hace usted con las obligaciones que asumió en ese convenio que firmó en Brasil? Va a pedir el enjuiciamiento de Maduro por esos 11 millones de dólares que entregó a los dos presidiarios, o va a desentenderse de sus obligaciones? Recuerde que se incurre en delito por acción y también por omisión. Recientemente Maduro puso sobre usted la carga de castigar ese entramado de corrupción, dijo en televisión: “…que se siga haciendo justicia. Como jefe de Estado le doy todo mi apoyo al Ministerio Público en sus investigaciones. Le toca al Poder Judicial, y nosotros cumplimos las órdenes que el Poder Judicial y el Ministerio Público nos de”.
Dra Luisa Ortega, le sugiero que se mueva en la dirección correcta, que pida el antejuicio de mérito contra Maduro por los múltiples motivos que usted conoce, que haga imputar a los “magistrados” que hicieron “ruptura del hilo constitucional”; pida la detención de los funcionarios implicados en el robo Odebrecht, y muy importante, abra una investigación respecto a las acusaciones que por narcotráfico ha formulado el gobierno norteamericano contra altos militares funcionarios del gobierno de Maduro quienes a la vez deben responder por los crímenes contra los jóvenes que protestan y que ensangrientan las calles de Venezuela.

Tiene usted una lista de delitos que perseguir y si no lo hace lo hará quien asuma ese cargo en el nuevo gobierno cuando recuperemos la democracia, y entonces en esa lista también estará usted indiciada como cómplice debido a la omisión de los deberes que la ley le imponen.
Ni usted doctora Ortega, ni nadie, puede estar bien con Dios y con el diablo, elija, y termine de hacer lo que debe hacer, y si necesita contactos para que le tramiten su condición de testigo protegido en Estados Unidos, no los siga buscando con lobistas en Washington DC, yo se los ofrezco sin ningún interés diferente a que se haga justicia a Venezuela.
Carlos Ramírez López – DR LEY – @carlosramirezl3

Enviar este artículo a tus seguidores


Esta noticia fue publicada por Editor

Compártelo!

Deja un comentario