ELECCIONES REGIONALES LA GRAN TRAICIÓN PARTE 2

admin

Antonio Sánchez GarcíaEl segundo 19 de abril histórico de nuestra vida republicana. La segunda Independencia. La gran gesta liberadora del Siglo XXI. Dios está con nosotros. La verdad y la justicia nos avalan.

Antonio Sánchez García @sangarccs

A Nitu Pérez Osuna @nituperez

1

El 14 de abril recién pasado el periodista Antonio María Delgado – adelgado@elnuevoherald.com –  publicó en el Miami Herald que “sacudido por la creciente presión social, el régimen de Nicolás Maduro está ofreciendo una tregua a la oposición venezolana, en un pacto secreto que incluiría permitir la realización de las elecciones regionales este año a cambio de que sus adversarios enfríen las protestas en la calle y dejen de acusarle de propinar un autogolpe.”

Además de ser un periodista extraordinariamente bien informado y a quien no cabe reprocharle intereses particulares en lo que acontece en Venezuela, la afirmación de Antonio María Delgado ni carece de fundamentos ni sorprende a quienes venimos protagonizando, analizando y opinando desde hace dieciocho años sobre los mecanismos de dominación del asalto al Poder por el golpismo militar y caudillesco venezolano y le grave división que afecta a la oposición venezolana, responsable de la carencia de una adecuada estrategia para enfrentar al que su inmensa mayoría no ha considerado más que como un mal gobierno y frente al cual prácticamente la unanimidad de sus miembros consideran perfectamente superable mediante elecciones que vayan disputándole “sus espacios”,  paso a paso y metro a metro, hasta lograr el desiderátum de sus copamientos y el natural, pacífico y constitucional desalojo del régimen.

Aquellos que han prevenido respecto de la naturaleza no sólo dictatorial, sino tendencialmente totalitaria del proceso incoado por el golpismo venezolano  desde el 4 de febrero de 1992 y más específicamente desde la conquista del gobierno por Hugo Chávez en 1998, resaltando su impermeabilidad a las presiones democráticas y su disposición a entronizarse en el Poder a la manera castrocomunista imperante en Cuba, han constituido una ínfima minoría, menospreciada y vilipendiada a saco por los políticos, comunicadores, asesores e ideólogos de los principales partidos del sistema y carecieron de poder en todos los partidos del nuevo sistema de dominación. Todos los partidos opositores, integrados primero en la Coordinadora Democrática y luego en la Mesa de Unidad Democrática, se han negado durante todos estos años a reconocer la naturaleza dictatorial del chavismo y se han plegado acríticamente a su decisión inconmovible de no enfrentarlo sino mediante la participación en los procesos electorales, rechazando abierta y decididamente el recurso a los artículos de la Constitución bolivariana que no sólo permiten la rebelión, sino que la hacen imperativa y obligante, en caso de que los gobernantes violen sus preceptos, como ha venido sucediendo sistemáticamente desde la misma instauración del gobierno. El constitucionaista Asdrúbal Aguiar contó más de cien de tales violaciones, perfectamente documentadas, muchas de ellas configurativas de verdaderos golpes de estado a la Constitución. Nadie pareció tomarlo en serio. Quienes lo hicieron, pasaron a engrosar el aquelarre de los malditos. Fueron despreciados y marginados como “radicales” por chavistas y demócratas de consuno.

Acción Democrática, Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo y Avanzada Progresista, así como el aparato mediático de comunicadores, columnistas y bustos parlantes que los han secundado generosamente a lo largo de todos estos años, además de combatir a quienes mantuvieron dichas posiciones, no titubearon en acoplarse diligentes y obsecuentes a las determinaciones del ministerio de elecciones en que el régimen convirtiera al CNE. A todos cuyos miembros se les han vencido sus períodos de vigencia y ninguno de los cuales corresponde a las mínimas exigencias de la Ley Electoral, como no pertenecer a partido alguno. Se han conformado con proveer la quinta rueda: una figura ornamental sin ninguna otra capacidad ejecutoria que sumarse a los desafueros de la absoluta mayoría. Negándose a exigir se cumpliera con las determinaciones legales y constitucionales respecto de sus miembros y su respectiva y necesaria renovación. Confiados en el progresivo crecimiento de sus fuerzas electorales ante el sistemático desvalimiento del régimen, que llegaría a provocar la crisis humanitaria y las matanzas que han dejado un saldo propio de un conflicto bélico, han esperado por el natural envejecimiento de la dictadura y su auto implosión. Jamás impugnaron sus evidentes violaciones ni enfrentaron los fraudes sistemáticos a los que fuéramos condenados. Como fuera el caso de la derrota presidencial inducida de Henrique Capriles.

2

El caso que rebalsó toda medida y vino a darle absoluta e irrebatible razón a los “radicales” , a quienes en una muestra de insólita mengua intelectual y moral militantes y dirigentes de Primero Justicia  responsabilizaron por la actual conformación del CNE al haber promovido la abstención del 2005, – lo que además de falaz fue una canallada, pues contando con la mayoría calificada la actual asamblea ha sido incapaz de modificarla –  fue el olímpico portazo dado a la celebración del Referéndum Revocatorio. Sin esgrimir una sola razón válida que no fuera el brutal ejercicio de la voluntad, la amenaza y la violencia del jefe de gobierno. Principal víctima de ese desplante tiránico fue el pueblo, pero indirectamente también lo fue Henrique Capriles, principal impulsor de la iniciativa y quien ya saboreara el amargo cáliz del fraude, cuando el mismo Maduro le arrebatara fraudulentamente su victoria electoral del 2013. Las elecciones de fines de ese mismo año supusieron una derrota opositora, frente a la cual la dirigencia electorera – vale decir: la MUD y sus partidos hegemónicos – decidieron bajar la testuz, volverse a casa y prepararse para las elecciones futuras, cualquiera ellas fueran. El régimen tenía pavimentado el camino, en principio hasta el 2019. Después, ya veríamos.

Desobedeciendo ese acuerdo de sumisión incondicional, mediante lo que fue en rigor un acto de soberanía política y decencia moral, Leopoldo López decidió apostar a la rebelión, protagonizando espiritual y moralmente al frente de sus seguidores – no lo pudo ser físicamente ya que el régimen en castigo a su desacato lo había encarcelado y lo condenaría como ejemplo emblemático de la muerte en vida que le esperaba a quienes no se plegaran a la voluntad omnímoda del régimen y sus conscientes o inconscientes colaboradores – la que he llamado “revolución de febrero”. El martirologio de medio centenar de jóvenes venezolanos y la soberbia rebelión protagonizada por el pueblo venezolano a lo largo y ancho del país, que espantara a la humanidad y terminara por demostrar urbi et orbi el carácter fascista y totalitario del régimen, permitió un vuelco de ciento ochenta grados en la correlación de fuerzas. La indignación popular no pudo ser represada sino con la quiebra de la voluntad de la MUD facilitada por quienes corrieron a dialogar con el régimen en abril del 2014, la primera gran traición, – los mismos cuatro partidos señalados anteriormente – y el llamado a elecciones parlamentarias para el 6 de diciembre de 2015. La reacción popular fue caudalosa, asombrando a tirios y troyanos. Y el régimen se vio obligado a aceptar su derrota. Pero no a reconocer el triunfo o a tolerarlo. De inmediato sacó sus últimas armas del baúl estratégico del castrocomunismo dictatorial gobernante: montar un instrumento seudo legal que anulara todas las decisiones de ese inédito Parlamento nacional, esperar para negarle toda competencia y en el momento oportuno cerrar sus puertas, encarcelar a todos sus miembros y gobernar por decretos presidenciales, siguiendo al pie de la letra el ejemplo de la Ley Habilitante del 23 de marzo de 1933 que le permitió a Hitler gobernar como un monarca absoluto hasta ser derrotado por los Aliados. Una dictadura sin Dios ni Ley.

Fue el descomunal error cometido por el dictador. Pues si los asesinatos del 2014 le habían mostrado al mundo la cara despótica y criminal del gobierno Maduro, la absurda e írrita decisión de su parapeto legal vino a confirmar su naturaleza estructuralmente dictatorial, antidemocrática y totalitaria de su régimen. La revolución de Febrero se continuaba con la revolución de Abril. En medio de ella nos encontramos.

Prácticamente caído, Nicolás Maduro no tiene más que dos opciones: volver a recurrir a su viejo truco electorero y quebrarle el espinazo a la MUD, plegada esta vez a las gigantescas e inéditas movilizaciones populares que exigen el desalojo del gobierno y elecciones generales para poder iniciar la transición hacia la democracia, en franco despliegue prerevolucionario,  ofreciéndole a cambio las regionales, a las que con casi absoluta seguridad se plegarán los conocidos de siempre que ya saborearan el néctar de la traición; y aplicar con toda su brutalidad la represión, la persecución, la golpiza de sus tropas de asalto y el asesinato de que son perfectamente capaces las tropas de élite que según firmes rumores están llegado desde Cuba a la rampa 4. Quebrar a los partidos de la oposición que no terminan por asumir a plenitud la rebelión contra la tiranía, por un lado; aplastar a la sociedad civil, por el otro. Una doble tenaza que ya ha comenzado a desplegarse con toda la virulencia e inhumanidad del caso.

El país se prepara a la gran movilización de mañana, que al parecer nada ni nadie podrá impedir. Y a la que el dictador – sátrapa parece decidido a enfrentar así sea al costo de un baño de sangre. Pero esta vez el mundo no tiene los ojos cerrados. La OEA y la mayoría de las grandes naciones del continente están expectantes ante los sucesos. Y la inmensa mayoría del pueblo venezolano parece dispuesta a llegar hasta sus últimas consecuencias.

El segundo 19 de abril histórico de nuestra vida republicana. La segunda Independencia. La gran gesta liberadora del Siglo XXI. Dios está con nosotros. La verdad y la justicia nos avalan.

Esta noticia fue publicada por Editor

Compártelo!

Deja un comentario