El infortunio del “Samurái” Cabrera

Carlos Eloy Escalona | @cescalona_

Mucho se ha hablado en el plano extradeportivo de Álex Cabrera -antes y- durante la presente campaña de la LVBP. La polémica rodeó al pelotero, que tras varios episodios de incertidumbre a causa de sus desencuentros con la comisión antidopaje de la Liga, finalmente pudo, aunque de forma limitada, uniformarse con los Tigres de Aragua.

Sin embargo, el desenlace no fue mejor y es que el slugger de 45 años no pudo celebrar ni siquiera una victoria con los bengalíes en las nueve ocasiones que jugó en la presente campaña.

Sí, nueve juegos, igual a nueve derrotas. Ninguna, claro está, culpa del jonronero y una vez triplecoronado, pero su aporte no alcanzó en momentos que el equipo lo necesitó, o en otros casos ni siquiera llegó.

Cabrera dejó un pírrico promedio al bate en la temporada regular. En cuatro partidos apenas sonó un hit para dejar .091 de average, incluyendo cuatro ponches en 11 turnos oficiales al bate.

El “Samurái”, tuvo mayor participación en la postemporada, una vez que cumplió su parte sometiéndose a las pruebas antidopaje. Disputó completa la serie contra las Águilas del Zulia, donde los Tigres fueron barridos en la serie de cuatro juegos. 

En tan sólo uno de esos juegos -el segundo de la serie-, pudo justificar su presencia en el line up, cuando remolcó cuatro rayitas con jonrón incluido y rememoró su mejor versión, pero quedó a deber en los otros tres, dejando sólo tres hits en todos los juegos.

En el partido del miércoles, ante su exequipo, los Tiburones de La Guaira, Cabrera y los Tigres se jugaban el pase a la semifinal pero el slugger, al igual que su equipo se quedaron en el camino y éste, sólo bateó de 3-1, y los aragüeños se despendían de la posibilidad de repetir el título de la campaña anterior.

Con la katana amellada

Cabrera terminó bateando para .307 en cinco juegos de postemporada, pero sus únicos cuatro incogibles no fueron determinantes o al menos oportunos para los Tigres. Ahora sumando su actuación total (nueve juegos) en la zafra 2016-2017, el “Samurái” apenas bateó para .208.

Sería injusto señalar como culpable a Álex Cabrera, pero su innegable trayectoria en la LVBP, invitaban a pensar que tendría un rol más decisivo dentro de un equipo que indudablemente se vino a menos en el último curso de la pelota venezolana, y quedar de 9-0 en triunfos, retrata una amarga coincidencia para el pelotero.

Esta noticia fue publicada por Editor

Compártelo!

Deja un comentario

Nuestra red de noticias no trabaja por ningún fin económico, solo queremos vencer la censura impuesta por el régimen venezolano en tiempos de crisis.

Visita nuestras redes sociales