Destacadas

Subscribe

Horóscopo de la semana

Ciencia y Tecnología

Internacionales

Sucesos

Deportes

Descanso electoral: 2014 figura como un año libre de elecciones

votacion-cne-518165933Los venezolanos podrán disfrutar, tras dos años electorales frenéticos, 2012 y 2013, de un año electoral sabático. Será en 2014 cuando el país descansará del corre corre por elegir a sus representantes, del alboroto de las campañas, y también de las tensiones que estos eventos arrastran.

Será un descanso bien merecido si tenemos en cuenta que Venezuela es el país donde más elecciones se realizan en todo el mundo, suficiente para ganarse un lugar dentro de las naciones políticamente más maduras, y donde pese al volumen de la retórica electorera, todas las visiones de país coexisten, publicó Panorama.

Recientemente, la rectora del Consejo Nacional Electoral (CNE) Tibisay Lucena enumeró parte de esos “kilómetros” recorridos por los venezolanos.

Entre 1998 y 2013 se han realizado 19 procesos electorales, entre los que se cuentan Presidenciales, Constituyente, referendo aprobatorio de la Constitución, ratificación los poderes, referendo revocatorio, elecciones de gobernadores, de alcaldes y cargos pendientes en algunos estados del país.

Lo que parece un “deporte nacional”, ha servido para medir fuerzas en una Venezuela que exige ser el fiel reflejo de las riquezas que posee, más allá de la polarización.

Después de estos comicios queda la vía despejada para meter lupa a la gestión del Presidente, de los gobernadores y de alcaldes. No habrá excusa para retardos en la acción de gobierno porque los tiempos para votar terminaron el 8-D. Con el próximo año “liso” de comicios no habrá interrupciones en el calendario escolar, ni horarios especiales, o cierres de centros comerciales .

Los más de 600 mil miembros de mesa convocados para estas jornadas no tendrán tarea para el año que viene.
No se verán millones de dedos manchados, y por esta razón no se harán arreglos de última hora en los viajes familiares.

Las tradicionales compras nerviosas que se hacen antes de una elección se seguirán haciendo, aunque por otros motivos .

Venezuela disfruta de la crítica política como ningún otro país en América Latina. Es un tema de sobremesa, de aula, de oficina. Se consume tanta información como rumores y hasta el tema más doméstico termina conque si fue culpa o no de Chávez.

Es un país que “nada” en celulares con cerca de 28 millones de líneas activas, casi la totalidad de la población. El 2014 los tuiteros se entretendrán con otros asuntos como el Mundial de Fútbol y muchos otros temas de corte político, pero no habrá tuits con “exit pool”, avatares animados con curiosidades del proceso.

Las tendencias ya no serán #elecciones, #vota, o #yavoté. Es posible que los venezolanos, acostumbrados como han estado a este jolgorio político, sientan una inusitada nostalgia.

Tampoco será por “ley seca” establecida en la normativa electoral que existan apresuradas compras de ciertos artículos muy buscados por ‘tirios y troyanos’.

La Fuerza Armada Nacional Bolivariana, con el Plan República, también tendrá su “sabático”, así como los centenares de acompañantes internacionales, quienes por primera vez no serán convocados a Venezuela. Otra que tendrá vacaciones será la “industria de la propaganda electoral”.

El millonario presupuesto para viajes, publicidad, movilizaciones y eventos populares esperará hasta el año 2015 con las parlamentarias, al 2016 —si se llega a convocar un referendo revocatorio presidencial— o un año más, 2017, para las regionales y más allá, las presidenciales del 2019. Para entonces, si la Asamblea Nacional se pone al día, habrá nuevos rectores en el CNE.

Quienes resultaron vencidos en las municipales de ayer deberán asumir el duro veredicto, evaluar por qué sus propuestas no calaron, seguir en el espinoso terreno de la política para intentarlo dentro de cuatro años, consolidar el liderazgo que forjaron en estos meses o resueltamente dedicarse a otros asuntos.

La misma reflexión toca a los perdedores de las pasadas elecciones regionales y de las presidenciales de octubre y abril, pues el impulso “cortoplacista” es una tentación y al mismo tiempo, un salto al vacío. Para ellos, parte de las ocupaciones de 2014 será capitalizar, sin desgastarse, una espera de tres, cuatro o hasta seis años.

No hay que olvidar que en los últimos 14 años, el fallecido presidente Hugo Chávez enfrentó a 30 candidatos de distintas tendencias opositoras o independientes, y la mayoría de estas nominaciones se quedó atrapada en la amnesia colectiva, acaso si se salvan los que se recuerdan por haber sido Miss Universo, o candidatos de profesión, por citar escasos dos.

Los que tampoco podrán lanzarse al chinchorro en 2014 son los partidos políticos, quienes con las cosechas obtenidas en las recientes contiendas están llamados a no desanimar a su gente.

Las vacaciones electorales están muy lejos de ser una invitación a la modorra del sistema. Los elegidos, que trabajen.  agencias

Esta noticia ha sido escrita por

Redacción - Caracas

Email

Compártelo!

Comentarios